Sección: Alimentos

Alcachofas: en la nevera de Octubre a Mayo

AlcachofaOctubre vuelve a traernos las alcachofas de temporada (hasta Mayo). La alcachofa es un alimento maravilloso que utilizamos también en fitoterapia. Tiene un sabor extraordinario y muchas propiedades interesantes. Una curiosidad: es de las pocas flores que comemos en nuestra dieta mediterránea. Como alimento es extremadamente versátil y sano. Os propongo que tengáis en la nevera una provisión de alcachofas siempre (o al menos de octubre a mayo) y para que no se os estropeen o os canséis de ellas os voy a decir varios usos distintos (aparte de añadirlas a los arroces, estofados, como acompañamiento, etc…):

Leer el resto del artículo »

La calidad de los Caldos Aneto

Aneto es una empresa que produce caldos naturales que pueden encontrarse en multitud de supermercados. Hace poco, una serie de hechos me llevaron a su fábrica, donde vi cómo hacen sus caldos. Se merecen un artículo todo alabanzas, así que aquí está.

Logo de Caldos AnetoVoy a contaros en qué consiste su proyecto, cómo elaboran sus productos y por qué me parece que merecen toda la publicidad gratis que un humilde blogger les pueda brindar. Pro ante todo, quiero dejar claro que, como siempre, este artículo no está patrocinado. No he recibido ningún pago en dinero ni en otras formas para decir lo que voy a decir, que es lo mismo que he contado, alucinada, a mis amigos y familiares.
Leer el resto del artículo »

Descubriendo variedades de tomate cherry

El otro fía fui al mercado y me llamó la atención una tarrina con tomates cherry de diferentes colores y formas. La compré y he de deciros que ha sido todo un descubrimiento. En la tarrina había 3 variedades de tomate cherry poco habituales (a parte de algunos de los típicos). He tratado de aclarar cómo se llaman las variedades buscando imágenes pero he desistido, así que quedáos con las descripciones (y con la foto):
variedades de tomate cherry

  • Tomates naranjas alargados y algo puntiagudos: con la carne más dura, el sabor recuerda al de los tomates de ensalada grandes.
  • Tomates amarillos, redondos: buenísimos, con un toque algo más dulzón, muy poco ácidos. Los había de dos tamaños, no estoy segura si eran la misma variedad, pero el sabor me ha parecido idéntico.
  • Tomates de color morado: tienen un sabor muy especial, con una acidez muy sabrosa, la textura es algo más gelatinosa me ha parecido.

Si tenéis ocasión, probadlos. Y por cierto, buscando variedades de cherry a ver si las identificaba he visto unos verdes y otros blancos. Nunca los he visto en las tiendas ¿alguien los ha probado?

Caqui o Palosanto, una fruta de otoño

Caqui o Palosanto El Caqui o Palosanto madura en otoño y realmente (cosa cada vez menos común en nuestros días) sólo se encuentra en su época. Cuando está verde, es rico en taninos y tiene un efecto astringente que es de ayuda para las diarreas. Una vez bien maduro, en cambio, es muy rico en mucílagos y pectina, dos fibras que combaten el estreñimiento de un modo muy suave y saludable. La gran cantidad de fibra que contiene la hace por otro lado adecuada para los diabéticos, ya que favorece una absorción lenta de los azúcares. Es rico en licopeno y ccriptoxantina, dos antioxidantes que protegen la próstata y la vista.

Al comprarlos, es recomendable que su piel esté traslúcida y brillante y su pulpa blanda y que conserven el tallo y las “hojas” que suele tener adheridas. La variedad Sharon es más dura y de piel gruesa, es menos sabroso y mejora aderezado con limón.

Receta: Crema de calabaza y castañas

crema de calabazaLa calabaza es una hortaliza rica en precursores de la vitamina A (carotenoides) y Vitamina E y vitaminas del grupo B. Es además rica en fibras mucilaginosas, que suavizan la mucosa intestinal.
La castaña, como todos los frutos secos, es rica ne minerales (Calcio, Fósforo y Magnesio) pero es más pobre en grasas y más rica en agua que la mayoría de frutos secos. La calabaza es pobre en grasas y azúcares, aunque el plato del que vamos a hablar es rico en calorías, adecuado para los casos de desnutrición, las convalecencias durante el invierno, para los niños también por su sabor dulce y los ancianos por su textura líquida. El índice glicémico del plato es elevado, por lo que sería adecuado combinarlo con un segundo plato rico en fibra.

Ingredientes para la crema de calabaza y castañas:

  • 8 castañas
  • 500 gr de pulpa de calabaza (sin piel)
  • 1 cebolla pequeña
  • 20 gr de mantequilla (unas 2 cucharadas)
  • 750ml de caldo (de verduras, cebolla o ternera)
  • Aceite de oliva
  • sal y pimienta si se hace con el caldo casero
  • 100 ml de nata para cocinar (medio brick pequeño)
  • Un puñado de piñones y semillas de calabaza

Elaboración de la crema de calabaza y castañas:
Primero de todo se ponen las castañas a hervir durante 15 minutos, para ablandar la piel. Mientras tanto, se cortan la cebolla y la calabaza en dados, sin mezclarlas. Apartamos la calabaza y ponemos la cebolla a sofreír a fuego lento en una sartén baja con una cucharada de aceite de oliva y dos de mantequilla.
Mientras se fríe la cebolla, se retiran las castañas, se pelan, se parten en el mortero y se ponen a hervir de nuevo, esta vez con el caldo.
Una vez la cebolla empiece a dorarse, se añade la calabaza y se deja rehogar todo junto durante 15 minutos. Después, se añade a la cacerola donde ya estaba hirviendo el caldo con las castañas. Se deja hervir a fuego lento durante unos 15 minutos o hasta que la calabaza esté blanda.
Se pasa todo por la batidora y se le añade la nata líquida.
Al emplatar, se ponen por encima unos pocos piñones y semillas de calabaza.

Lista de la compra para ensaladas

Ensalada vegetal mediterráneaA mucha gente las ensaladas le parecen aburridas. Eso sucede, a menudo, porque siempre tienen en la mente la misma imagen: lechuga, tomate, zanahoria, cebolla y olivas. Esa es una maravillosa ensalada mediterránea, pero cuando es la única opción puede resultar un tanto monótona.

En verano, es muy recomendable incluir ensaladas al menos en las comidas del mediodía. Son platos fáciles y rápidos de preparar. Aportan muchos nutrientes y con mayor garantía que los platos cocinados (el calor destruye o pervierte muchos de los bioactivos de los alimentos).  Así que es una lástima que mucha gente las haya desterrado de su alimentación cotidiana.

Así que voy a proponeros una lista de la compra con unos cuantos ingredientes fáciles de encontrar y muy versátiles que os permitirán hacer muchas variaciones.

  • Lechugas y otras hortalizas de hoja: hay que acabar con el reinado de terror de la lechuga Iceberg. En los restaurantes se usa mucho porque es muy fácil de limpiar y cortar, pero para muchos (y me incluyo) es la más sosa de las lechugas. Existen muchas variedades, cada una con su sabor característico. Explorar las distintas opciones y variad a lo largo de la semana: la Batavia, la Romana, la Baby, la Lollo Rosso, la Hoja de Roble, la Mantecosa, la Escarola, las Endivias y los cogollos se encuentran en la mayoría de verdulerías y supermercados durante la primavera y el verano. Pero no sólo la lechuga se puede hacer en ensalada. Hay muchas otras hortalizas de hoja que quedan geniales: las Espinacas son tan fáciles de encontrar como cualquier lechuga y la Rúcula, los Berros o los Canónigos se encuentran en bolsas, ya limpios, en muchos supermercados.
  • Zanahorias: el problema con las zanahorias es que algunas tienen una textura y un sabor coreosos. Esas, las zanahorias gruesas y leñosas son las que van bien para cocinar, para comer cruda vale la pena comprar las zanahorias de ramillete que vienen con las hojas: son más pequeñas y larguiruchas y suelen tener un sabor más dulce.
  • Cebollas: También existen variedades y también aportan sus matices: mientras que amarillas se suelen usar cocinadas, en ensaladas quedan mejor las cebollas tiernas, muy crujientes y frescas, la cebolla morada de Figueras queda especialmente bien si se deja en remojo con agua y un poco de sal.
  • Quesos: el queso griego Feta es ideal para ensaladas, los quesos de cabra en rulo, los de pasta blanda como el brie o el camembert, los frescos y los azules, todos ellos casan bien con las ensaladas y al tener sabores fuertes y texturas distintas a los vegetales, son un elemento genial para aportar variedad.
  • Aceitunas: ¿Sabéis el reinado del terror de la lechuga iceberg? Pues lo mismo con las aceitunas rellenas de anchoa. Los que tenemos la suerte de vivir en el mediterraneo tenemos a nuestro alcance una variedad enorme de aceitunas que hay que aprovechar. Id un día a una de esas tiendas o paradas de mercado en las que venden olivas. Pedid que os dejen probarlas y explorad los distintos sabores.
  • Legumbres: ¿Quién ha dicho que las legumbres son alimento de invierno? Las lentejas, judías y garbanzos casan muy bien con las ensaladas, las hacen más saciantes y elevan el contenido en proteínas del plato. Las legumbres precocidas son muy tentadoras por lo rápidas y fácles de usar que son, pero las que encontramos en el supermercado a menudo están bastante hechas y se deshacen. Para aquellos a quines no les guste eso, sabed qeu las ecológicas suelen estar más crudas, por lo que mantienen una textura firme y agradable.
  • Pasta: la ensalada de pasta no es lo mismo que ensalada con pasta. Este ingrediente puede ser el ingrediente protagonista de una ensalada o puede añadirse en pequeñas cantidades.
  • Tomates: es difícil encontrar tomates buenos hoy en día, pero en verano es cuando mayores probabilidades hay de encontrar tomates sabrosos. Además del típico tomate redondo y carnoso (Dan-Ronc), perfecto para las ensaladas, están los tomates pequeños tomates cherry, que pueden ponerse enteros (lo cual permite “explotarlos” dentro de la boca, fantástico)
  • Pimientosverdes, rojos, naranjas o amarillos, aportan un toque de color y sabor a las ensaladas. Consumidos crudos son una muy buena fuente de vitamina C.
  • Pepino: Si sólo habéis probado los pepinos de supermercado y no os han gustado, no lleguéis a la conclusión de que pueden gustaros. Los pepinos de huerta son absolutamente distintos, de sabor dulce en vez de amargo y de textura rica en vez de arenosa. Aportan muchísimo frescor a una ensalada.
  • Frutos y frutas secos: pipas de girasol y calabaza, pasas, nueces, avellanas, cacahuetes son alimentos fantásticos, con una gran riqueza de sabores que aportan nutrientes importantes (ácidos grasos, magnesio, calcio, zinc…) Es buena idea tenerlos en casa y acostumbrarse a utilizarlos. Eso sí, compradlos crudos, pelados o no, pero crudos, no fritos.
  • Futas: la manzana y el limón son dos ingredientes que pueden usarse en muchas ensaladas. El limón sobretodo es un buen aliño que además facilita que aprovechemos el hierro de los vegetales.
  • Ajos: Los ajos secos son un ingrediente que no falta en ninguna casa a lo largo de todo el año. En verano, podemos disfrutar también de los ajos tienros.
  • Especias: todos tenemos especias en casa. Aseguráos de tener pimienta, romero, orégano, tomillo. La menta fresca y el jengibre no siempre se encuentran, pero si los veis…
  • Aceite: Ya que en la ensalada el aceite se toma crudo, vale la pena tener una botella de un aceite realmente bueno.
  • Vinagre: el aceite balsámico es ahora muy fácil de encontrar, así como el vinagre de manzana. Si soys de gustos más clásicos, seguid con aceite de vino.

Esta es la lista básica de la compra. La mayoría de estos ingredientes pueden usarse para otros platos que no sean ensaladas. En los próximos días, veremos cómo combinar estos ingredientes para hacer distintas ensaladas de sabores muy diferentes. En la variedad está el gusto.

Sprirulina, un alga para ponerse las pilas

Alga unicelular espirulina al microscopiaLa espirulina es un alga unicelular microscópica, verdiazulada, que crece en lagos salados. Al ser unicelular siempre se presenta en forma de polvo, suelto o prensado en forma de comprimido. La espirulina se utiliza principalmente en la suplementación, aunque también se puede utilizar en gastronomía como condimento (ya os pondré una receta con spirulina). En cosmética, se puede utilizar para elaborar mascarillas faciales (mezclándola, por ejemplo, con yogur)

La espirulina es muy nutritiva. Como su proporción de fibra es menor que en otras plantas, la concentración de los otros nutrientes es consecuentemente mayor. Es una de las fuentes naturales más ricas en proteínas (50-65%, superior a la de la carne, el pescado y los huevos) especialmente en los aminoácidos ácido aspártico, ácido glutámico y Leucina. Respecto a los minerales, apenas contiene Yodo (así que es un alga segura para los que tienen trastornos de tiroides), pero es rica en el resto. La vitamina C es inexistente en la espirulina, pero tiene cantidades muy respetables de las vitaminas del complejo B, Vitamina A y Vitamina E. También contiene mucha clorofila, cuyas propiedades desintoxicantes se ven potenciadas por la presencia de un pigmento azul, la ficocianina, que a su vez tiene una acción desintoxicante sobre el hígado y riñones. Debido a su contenido en ácidos grasos esenciales Omega3 y Omega6 protege las membranas celulares, mejora todas las funciones cerebrales, ayuda a mejorar el perfil de colesterol y triglicéridos, protege el sistema cardiovascular y ayuda a regular la menstruación y los trastornos dermatológicos.

La spirulina puede tomarse en muy pequeñas cantidades (300 a 900 mg al día) como un multinutriente muy suave. Dosis más grandes (300mg cada 10kg de peso del que la toma, lo cual puede suponer hasta 2,5gr) se reservan para períodos de intenso desgaste intelectual, físico y de estrés (ya que tiene un notable efecto energizante y estimulante intelectual) y para hacer curas depurativas (ya que como todas las algas, tiene un efecto general antioxidante, desintoxicante, alcalinizante y remineralizante). Si vais a tomar dosis altas, 900mg repartidos en tres tomas e id aumentándola diariamente hasta el máximo correspondiente a vuestro peso. A algunas personas, tomar la dosis por peso les resulta excesiva (se sienten demasiado acelerados, puede costarles dormir) así que estad atentos y si os pasa reducid la dosis hasta encontrar la adecuada para vosotros. La spirulina es un suplemento alimenticio muy seguro, no hay ni siquiera indicios que hagan suponer que tomar altas dosis de espirulina durante períodos largos de tiempo (superior a 3 meses) pueda tener algún efecto negativo en la salud, pero como tampoco se ha demostrado concluyentemente, por si acaso, no prolonguéis la toma de altas dosis por más de tres meses si no es bajo la supervisión de un profesional.

Yo tomo y aconsejo la spirulina de Marcus Rohrer, que además de tener una buena relación calidad-precio, tiene un punto que me gusta: el envase está especialmente pensado para conservar el alga y sólo se compra la primera vez, después se compran sobres para rellenarlo. El pote de 180 comprimidos está sobre los 13€ y las recargas de 540 comprimidos sobre los 30€

Saber comprar: huevos

huevoCuando estéis en el supermercado y vayáis a comprar huevos, podéis fijaros en varios detalles para elegir los huevos de la mejor calidad disponible.

Esa información la encontraréis en la etiqueta y en el huevo propiamente dicho, pero hace falta saber qué quiere decir para poderla valorar correctamente. En este artículo explicaremos exactamente eso.
Leer el resto del artículo »

La Nori, el alga del sushi

Alga NoriEl alga Nori se conoce sobretodo por ser la que se utiliza para hacer el sushi. Tienen un sabor suave con un deje de marisco.

De las algas comestibles más comunes, es de lejos la más rica en proteínas (hasta el 35%), en Vitaminas del grupo B y en precursores de Vitamina A (motivo por el cual es de las mejores para mantener la salud de la piel, las mucosas y la visión). Es también de las más ricas en fibra, por eso regula el tránsito intestinal, disminuye la absorción de colesterol y azúcares y depura el organismo de metales pesados y otros cancerígenos. Es también de las más pobres en grasa (realmente contiene muy poca) y el resto de minerales (aunque, comparado con otros alimentos, contiene cantidades sustanciales, incluido Yodo y Sodio, así que cuidado los que estéis con dietas hiposódicas y los que tengan trastornos de tiroides)

Las algas nori se encuentran en dos formas comerciales: como hojas rectangulares, dobladas y prensadas de color verde brillante o morado se suelen utilizar para hacer sushi. Como copos finos son de color verde apagado (a menudo tienen restos de arena y concha, se han de limpiar muy bien) suele usarse en ensaladas, sopas, rellenos y sofritos.

La nori no requiere apenas remojo, unos 10 minutos.

El Cochayuyo, un alga para proteger el pulmón y el hígado.

Cochayuyo enteroEl cochayuyo es un alga parda de gran tamaño que puede llegar a alcanzar los 15 metros de longitud. Su aspecto es muy diferente al de la mayoría de las algas que se comercializan: Es como un tubo gomoso, con el interior poroso, de color amarillento.  Su consistencia es también distinta: carnosa y firme. Su olor es fuertemente marino y su sabor es muy intenso. Esta alga ha sido uno de los recursos alimenticios de comunidades indígenas americanas durante siglos. Se presenta o bien enrollado o, más habitualmente (al menos aquí) cortado en rodajas.

Como todas las algas, regula el tránsito intestinal por ser muy rica en fibra (casi la mitad del alga son fibras mucilaginosas) sobretodo ácido algínico, una fibra con un gran poder desintoxicante, capaz de unirse a los metales pesados (Arsenio, Plomo y Mercurio) y elementos radiactivos y depurarlos. Otro rasgo distintivo de esta alga son sus altos niveles de L-Cisteína un aminoácido que también puede atrapar metales pesados. La Cisteína, por otro lado, facilita la limpieza pulmonar, parece que haciendo el moco más fluido y fácil de expulsar, por lo que es muy recomendable para los fumadores y las personas con bronquitis crónica. Además, este aminoácido es también uno de los protectores del hígado más efectivos. Es muy rica también en calcio, hierro y magnesio. En cambio, es más pobre en yodo que las otras algas marinas (aunque aún y así contiene bastante, así que precaución los que tengáis trastornos tiroideos).

Cochayuyo cortadoSu intenso sabor la hace ideal para sopas, estofados, paellas y todo tipo de pasta (a trocitos pequeños y salteada). Debido a su estructura se puede incluso rellenar. Requiere bastante tiempo de remojo: unas 2 horas si pretendéis hervirla o cocerla, hasta 8 horas si vais a freírla, hornearla o consumirla cruda. Si el sabor resulta demasiado fuerte para vuestro gusto, dejadla más tiempo y cambiad el agua varias veces (perderá parte de sus nutrientes pero también suavizará su sabor)