De las manos curativas del rey a la acupuntura

En un mundo dominado por la ciencia, las medicinas tradicionales que se han desarrollado empíricamente al margen de la investigación científica son denostadas incluso por aquellos que encaran la ciencia con fe y no con conocimiento de causa. El escepticismo mal comprendido se reivindica con orgullo aunque a menudo no deja de ser una manifestación de fe. En los orígenes de lo que llegaría a ser la medicina alopática, los tratamientos se llevaban a cabo mucho antes de saber su mecanismo de acción, para beneficio de los enfermos (la mayoría de las veces). Tal vez de ello se pueda sacar una lección aplicable a hoy en día.

Toque curativo monárquicoEn una época se creyó que los reyes tenían la capacidad mágica de curar a los heridos de guerra. Era la época en la que la monarquía lo era por derecho divino y se atribuía su magia al favor de dios. Así, los héroes de guerra que estaban heridos eran llevados ante la presencia de sus majestades en una solemne ceremonia ante la corte para que se obrase el milagro. Sorprendentemente, el método era bastante efectivo y realmente los heridos sometidos a tal tratamiento parecían tener más posibilidades de curarse.

El escepticismo es un concepto erróneamente utilizado en la vida cotidiana. El diccionario, propone dos definiciones:

# m. Doctrina que afirma que la verdad no existe, o que, si existe, el hombre es incapaz de conocerla
# Incredulidad o duda acerca de la verdad o eficacia de cualquier cosa

Cuando se habla de medicinas «alternativas», a juzgar por los comentarios de los autoproclamados escépticos, el concepto parece tener otro significado:

# m. doctrina que afirma que la verdad es claramente discernible y que sólo la ciencia es capaz de conocerla
# Incredulidad o duda acerca de la verdad o eficacia de cualquier cosa que no esté ampliamente aceptada por la comunidad científica

Yo no me creo las cosas de entrada pero para mí la explicación científica no es la única cosa que puede convencerme de la utilidad de algo. Si hubiese sido el médico de la corte y hubiese tenido interés en favorecer la recuperación de esos soldados, me habría prestado a tal ceremonia. Aunque no necesariamente me habría creído que el fenómeno era una prueba de la intervención divina, no habría negado la evidencia de su efectividad. En cambio esos escépticos, al no comprender por qué funcionaba habrían desestimado tal remedio, tachándolo de placebo.

Con la acupuntura sucede lo mismo. No saben cómo o por qué funciona, y además las expresiones como «Energía Perversa» les rechinan en los oídos (curiosamente, «tumor maligno» no les ofende). Todavía hay quien dice que la acupuntura es un placebo a pesar de que se realizan operaciones a corazón abierto utilizando acupuntura en vez de anestesia general (¡¿qué placebo podría permitirte soportar que te abran el pecho?!) Como no saben por qué pasan las cosas, las niegan. Es la xenofobia de la corriente científica.

Es bueno cultivar cierta dosis de humildad, admitir que no se sabe por qué pasan las cosas sin negar que pasen. Los autoproclamados escépticos a veces se van a un extremo y por no saber la explicación, niegan el hecho. Los de mi campo a veces también adoptan una postura extrema: como saben que las cosas suceden, se aferran sin sentido crítico a la primera explicación que suene convincente y científica para justificar su profesión (como sucede con la física cuántica, que nadie entiende pero que muchos se apresuran a reclamar para explicar la homeopatía).

Por cierto, parece ser que lo que aumentaba las probabilidades de supervivencia de los soldados heridos era que los lavaban bien limpitos y cubrían sus heridas con vendas limpias para no ofender la vista ni el olfato del rey. Lo que ayudaba era la higiene, no el rey. Hicieron falta algunos siglos para comprender el por qué, pero en aquel momento sólo fue necesaria la experiencia empírica para darse cuenta de que la ceremonia funcionaba.

La foto es de Wikimedia Commons y es de dominio público mundial a raíz de la fecha de muerte del autor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here