«La acupuntura es mentira» (réplica a Harriet Hall)

Varios blogs (lamediahostira, horroscopo, cuantaciencia, misteriosaldescubierto, microsiervos) se hicieron eco hace como un año de un artículo de la Dra. Harriet Hall, autoproclamada médico escéptico, que lleva el título de «Puncturing the Acupuncture Myth«.  A primera vista, el texto parece un demoledor e incontestable argumento en contra de la medicina china tradicional y especialmente la acupuntura, la prueba definitiva de que no es más que un placebo. Yo lo descubrí el otro día y como más vale tarde que nunca, voy a darle réplica. Lo hago basándome en la traducción que ha publicado uno de esos blogs, que lo han comentado: «La acupuntura es mentira«.

AcupunturaLa primera parte del artículo no es más que una colección de datos falsos, mal comprendidos y peor interpretados sobre la acupuntura que aportan sensaciones viscerales más que razonamientos para poner al lector en sintonía con el punto de vista de la autora. Mi intención, al poner de manifiesto todas las inconsistencias, errores e interpretaciones incorrectas, es bajar del pedestal a la doctora Harriet Hall. Es un médico famoso el que dice todo esto y el primer impulso es creer que estará diciendo cosas sensatas y sometidas al mismo escrutinio crítico (pruebas, referencias, etc…) que dicen aplicar a su propio campo (tal como Alvy de Microsiervos, un tío sensato, listo y crítico, supone en su comentario al respecto). Pero no es así. Veámoslo:

Respecto a si es china o no, aludiendo a esta parte del artículo:

…este tratamiento ancestral chino […] probablemente ni siquiera es chino. De los documentos más tempranos, el del estudioso de la cultura china Paul Unschuld propone que la idea podría haberse originado en la Grecia Hipocrática y haber sido importada a China más tarde.

Esgrimir la posibilidad de que Grecia tuviese alguna influencia en su desarrollo como demostración de que la medicina china no es china me parece simplemente tener ganas de llevar la contraria, la verdad. Creo que todos los siglos que los chinos llevan trabajando en esa disciplina tendría que ser suficiente para otorgarles el mérito aunque hubiese habido una influencia externa (cosa que pasa casi siempre). No es que me parezca un problema, pero ya pone de manifiesto la estrategia manipuladora argumentativa de la autora.

Sobre su edad, aludiendo a donde dice:

Definitivamente lo que no tiene son 3.000 años de antigüedad.

Ahí le doy la razón, no tiene 3000 años. La edad de la acupuntura es a menudo exagerada. Quiero aclarar de dónde sale toda esa confusión y exageraciones.

* Por un lado, están los que le atribuyen una edad de más de 4000 años. Lo hacen debido a la obra Huang Di Nei Jing (Clásico interno del Emperador Amarillo), un tratado de medicina china atribuido al Emperador Amarillo, que durante mucho tiempo se supuso una figura histórica situada entre el 2698 al 2598 a. C. Hoy en día se cree que este emperador es una figura legendaria y que los textos atribuidos a él son muy posteriores.

* Por otro lado, están los que dicen que la medicina tradicional china una edad de más de 2500 años. Estos también se equivocan en cierto sentido, ya que aunque se han encontrado restos arqueológicos más antiguos que eso (ideogramas médicos del s XIII a de C por ejemplo), esas formas de protoacupuntura probablemente tenían poco que ver con lo que forma el cuerpo teórico de la MTC.

Pero definitivamente la medicina china tiene al menos 2000 años, ya que se tiene constancia de obras médicas de poco antes de la era cristiana (Bian Que Nei Jing sobre el 500 aC o Shan Han Za sobre el 200 aC, por ejemplo)

Sobre las evidencias que atestigüen la presencia de la medicina china a lo largo de esos 2000 años, en referencia a esta parte del artículo que sugiere que la acupuntura tiene 400 años:

Los textos médicos chinos más antiguos que datan del tercer siglo de nuestra era no la mencionan. La referencia más temprana al uso de agujas es del año 90 de nuestra era, pero hablan de sangrados con grandes agujas o incluso lanzas. No hay nada en esos documentos que sugiera una disciplina como la acupuntura actual. Existen evidencias arqueológicas de agujas de esa época. Son grandes. La tecnología para fabricar diminutas agujas de acero como las apropiadas para la acupuntura no ha existido hasta hace unos 400 años.

La referencia más temprana de una influencia china en la medicina de Occidente data del siglo trece. Y no menciona en absoluto la acupuntura. El primer occidental en escribir sobre la acupuntura, Wilhelm ten Rhijn, en 1680, no la describe como la conocemos hoy. No menciona puntos específicos o qi, habla de grandes agujas que se clavan en el cráneo y son dejadas actuar durante 30 respiraciones.

El artículo induce a creer que la acupuntura no tiene más de cuatrocientos años, lo cual es absolutamente falso:

La poca abundancia de evidencias anteriores al siglo II aC, se puede deber a la censura anticonfuciana que llevó a cabo en el 213 a de C el primer emperador, Qin Shi Huang Di, tras la unificación del territorio chino en un imperio, que implicó la quema de muchas obras y la represión de muchos intelectuales. No puede darse por segura la existencia o no existencia de la medicina china antes de esa época.

Mucho antes del año 90 dC existía una medicina china coherente: Las primeras evidencias escritas de la medicina china la sitúan en el siglo I aC.  Citando el «Compendio de medicina china» de Eric Marie cuando habla de esa época en la que supuestamente no se menciona la medicina china y sólo se sangraba, es decir, la época de la Dinastía Han (206 aC al 220 dC) y la de los Tres Reinos (220-265):

La época de los Xi Han [206 aC – 6 dC] está marcada por el desarrollo de la Medicina y la farmacopea. Es probablemente en el siglo I aC cuando se redactó el primer tratado de materia médica: el Shen Nong Ben Cao Jing (Tratado de materia médica de Shen Nong). El médico más célebre de este período es Chun Yu Yi, que vivió en el siglo II aC. Conocido por su rica experiencia médica y por el rigor y la precisión de sus informes clínicos, que incluía, entre otras cosas, un análisis estadístico de los resultados terapéuticos, es un precursor de los métodos de investigación científica de la medicina china.

En la época de los Don Han [25 – 220 dC], los dos médicos más célebres son Zhang Zhong Jing (150-219) y Hua Tuo (¿-208).

Al primero se le considera el fundador del método Bian Zheng Lu Zhi, que consiste en establecer el tratamiento de la enfermedad en función del análisis dialéctico de los síntomas que conduce a un diagnóstico diferencial bajo la forma de cuadros clínicos precisos. Es él quien redacta una de las obras principales de la medicina china, el Shang Han Za Lun que será posteriormente dividido y reorganizado en dos partes: el Shang Han Lun es (Tratado del Frío Nocivo) y el Jin Kui Yao Luë Fang Lun (Tratado de las prescripciones de la cámara de oro). Estos dos libros siguen siendo hoy día una referencia fundamental en la práctica moderna de la medicina china.

Hua Tuo, cuya cronología precisa ignoramos, fue el gran cirujano de esa época. Desarrolló una práctica de la anestesia general, a base del cáñamo indio. Se le atribuyen numerosas operaciones espectaculares (laparotomía, injerto de órganos, resecciones intestinales…), algunas de las cuales probablemente pertenecen a la leyenda. Fue igualmente acupuntor e impulsó los métodos de hidroterapia.
[…]
Huang Fu Mi (214-282) contribuyó al desarrollo de la acupuntura, aportando a esta disciplina numerosas precisiones sobre los meridianos y los puntos, en el Zhen Jiu Jia Yi Jing (Compendio clásico de acupuntura y moxibustión). Wang Shu He (210-285) redactó el Mai Jing (Clásico del pulso), primer tratado de referencia sobre el diagnóstico por medio del pulso, cuya influencia posterior fue considerable, incluso en Oriente Medio y en Europa.

Podría continuar con la bibliografía básica a lo largo de los siglos entre el tercero y el actual, pero al que le interese puede encontrar la información en multitud de libros, así que no seguiré. Creo que queda sobradamente demostrado que la medicina china ha gozado de buena salud desde hace bastante más de 400 años.

Que las agujas actuales no pudiesen fabricarse hace más de 400 años no es motivo para negar la existencia de la medicina china, ya que a) la acupuntura es sólo una de las técnicas empleadas por la Medicina China y b) que no fuesen como las actuales no quiere decir que no pudiesen hacerse agujas válidas para la terapia, desde agujas de metal más gruesas hasta espinas de plantas o erizos de mar, por decir las primeras alternativas que me vienen a la mente.

Y respecto a las fuentes occidentales que hablaron sobre la medicina en china en el siglo XIII y el XVII sin nombrar rasgos característicos de ésta, qué queréis que os diga. Si el médico que firma el artículo puede demostrar tanta ignorancia en la era de la información, no me extraña que los de hace tanto tiempo no fuesen capaces de retratar la realidad de la práctica médica en china. Menudo argumento.

El artículo sigue con una serie de datos mal comprendidos expresados con sorna que buscan desacreditar la disciplina de un modo bastante torpe. Vamos a verlos uno por uno:

La acupuntura se ha venido utilizando y dejando de utilizar en Europa desde entonces [1680]. En América se utilizó en 1826 como un posible medio de resucitar a víctimas de ahogos. No funcionó y «fue abandonada con disgusto». Desde luego es razonable definir lo de clavar desesperado agujas en cadáveres recientes recuperados del agua como «disgusto».

¿Es necesario que la medicina china sea capaz de resucitar a los muertos para merecer un poco de respeto? Buscar la ridiculez de la imagen de un tipo clavando desesperado agujas a un ahogado para desacreditar la acupuntura es tan bajo, tan patético… Como si los médicos no clavasen agujas cuando tratan de reanimar a un ahogado. Les clavan agujas, les electrocutan, les meten enemas calientes por el trasero y me gustaría saber qué pasaría si a alguien se le ocurriese hacer cachondeíto con eso.

Durante comienzos del siglo veinte, ninguna referencia occidental a la acupuntura se refiere a los famosos puntos. Simplemente se clavaban agujas cerca de donde dolía.

Los puntos dolorosos o puntos Ashi se utilizan en acupuntura y con muy buenos resultados (en cualquier libro sobre MTC encontraréis mención a ellos). Si en occidente, a principios del siglo XX sólo se utilizaban los puntos Ashi no es problema de la Medicina China. Sólo es una prueba de que esta disciplina se ha introducido muy lentamente y por partes, sin que muchos lleguen a ver el cuadro completo (problema que todavía contribuye a los irregulares resultados de esta terapia en occidente).

El qi era originalmente el vaho desprendido por los alimentos, y los meridianos eran recipientes. Fue un francés, Georges Soulie de Morant, el primero en utilizar el término meridiano y en asociar el qi con la energía. Corría el año 1939. La acupuntura auricular también fue inventada por un francés en 1957.

El ideograma del Qi representa una ofrenda de arroz, el fuego lo quema y se eleva el humo, representando la parte sutil de la vida. Sí. No veo dónde está el descrédito. Es lo que tiene la escritura china, que todos los ideogramas tienen un significado visual simbólico. Los meridianos son recipientes en el sentido de que por ellos se encauza el Qi y el Xue. Eso no quiere decir que los médicos chinos pensasen que estaban trabajando sobre vapor o que creyesen que los meridianos tenían una representación física (sabían perfectamente que los meridianos no eran una estructura física, de hecho, sus conocimientos de anatomía eran mucho más avanzados que los de occidente).

Que hasta 1939 no se buscase una terminología occidentalizada que resultase más cómoda a los no chinos no quiere decir nada a parte de ser un argumento para agradecerle su labor al señor Soulie de Morant. Que la auriculoterapia no se inventase hasta 1957 es un dato curioso sobre auriculoterapia, pero no sobre la acupuntura o la medicina china tradicional, que parece ser el tema de este artículo y una diferencia que la autora no tiene clara.

El gobierno chino intentó prohibir la acupuntura varias veces entre 1822 y la segunda guerra mundial, durante el gobierno nacionalista chino. Mao la recuperó como parte de su campaña del «médico descalzo» en los años sesenta como una forma barata de aplicar la medicina a las masas. Pero nunca la probó él mismo porque no creía que funcionase. Fue el gobierno de Mao el que acuñó el término «medicina tradicional china».

No tengo noticia de ningún intento de prohibición en 1822 (lo cual no quiere decir que no lo hubiese), pero en esa época la medicina china tuvo una buena depuración teórica, citando de nuevo a Marie:

Wang Qin Ren (1768-1831) fue un reformador que se dedicó a purificar la medicina china de los errores y opiniones sin fundamento que había acumulado a lo largo de los siglos. Redactó el Yi Lin Gai Cuo (Corrección de los errores médicos) y desarrolló una nueva teoría sobre los Yu Xue.

¿Tal vez se produjese alguna fricción a raíz de esta tendencia renovadora? En cambio, sí que tengo noticia, según Eric Marie, de un intento de prohibición en 1929, cuando los médicos alopáticos de china lo pidieron al gobierno, pero fue frustrada por la oposición popular en forma de una gran concentración en Shanghai el 17 de Marzo (motivo por el cual ese es el día de la medicina china) El gobierno de Mao también vio con malos ojos ese fósil de las épocas imperiales que chocaba con su concepción materialista y, sí, el bajo coste económico ayudó a impedir que purgase la medicina china (alentada por los médicos alópatas), junto con otras muchas áreas de saber anatemas para el comunismo. Y sí, los médicos descalzos ayudaron a mentener viva entre la gente la medicina tradicional china. Ninguno de estos hechos me parece un argumento en contra de la validez de la medicina china. Aunque entiendo que a un no entendido le puedan inspirar falta de seriedad. Supongo que por eso la autora ha incluido este popurri de datos inconexos y sin sentido.

Se difundió la foto de un paciente presuntamente siendo operado a corazón abierto con anestesia aplicada con acupuntura, pero pronto se demostró que era falsa. Hoy en día, si se utiliza la acupuntura en cirugía, es junto con anestesia convencional y medicación preoperatoria, y sólo se aplica a pacientes que creen en ella y de los que se espera una respuesta en forma de placebo.

No sé qué foto es la que se comenta, pero la analgesia acupuntural como sustituto de la anestesia es una realidad. Te pongo sólo algunos de los ejemplos:

Por supuesto, es probable que nunca se puedan prescindir completamente de los sedantes como complemento a la anestesia acupuntural, pero no hay estafa alguna en el asunto, simplemente es que sentir como te abren la caja torácica o te remueven los intestinos puede ser muy desagradable aunque no notes dolor. También es probable que la anestesia general no pueda sustituirse por analgesia acupuntural en todos los casos, ya que ésta bloquea el dolor, pero no todas las reacciones viscerales. Por último, sobre lo de que sólo se aplica a la gente que cree que va a funcionar, se debe únicamente a que alguien que no cree en la acupuntura y que esté convencido de que va a sentir cómo le operan no es un candidato a ese método, por más que sea efectivo, ya que no sentirá dolo pero sí una ansiedad insoportable por preverlo.  Al margen de todos estos datos, creo que sólo el hecho de que se puede operar una catarata usando sólo anestesia acupuntural, demuestra que es algo más que un placebo a cualquiera que no esté empeñado en defender lo contrario.

Coincidiendo con el incremento de su popularidad en Occidente, dejó de utilizarse en el este. En 1995, médicos americanos conocieron que hoy en día sólo del 15% al 20% de los chinos eligen su «medicina tradicional», y que suele utilizarse junto con tratamientos occidentales bajo diagnóstico de médicos que han obtenido su título en Occidente. Parece que la mayor parte de los pacientes que eligen la «medicina tradicional» lo hacen por ser la única que pueden pagarse. A pesar de tener un gobierno Comunista, en China no hay cobertura sanitaria universal.

No sé de dónde salen esos datos pero me parecen muy poco probables. Por supuesto, la autora no cita fuentes. Si fuese por pobres, serían bastantes más del 15% los que tendrían que recurrir a la acupuntura. De todos modos, es cierto que los chinos se sienten también seducidos por las promesas de la medicina occidental. Muchos, como los occidentales, prefieren tomarse una pastilla y olvidarse del asunto antes que dejarse clavar agujas, cambiar la dieta, preparase infusiones, etc… Nadie ha dicho que la medicina china sea más cómoda o agradable, sólo decimos que es una realidad, no un timo. Y por supuesto, eso no quiere decir que la medicina china no sea confiable para los chinos, que es lo que parece sugerir la autora del artículo.

Y además, si quisiésemos hacer una comparación entre el porcentaje de preferencia hacia una u otra medicina, habría que tener en cuenta que toda la parte quirúrgica entra dentro de la medicina alopática, con lo cual las estadísticas estarán siempre sesgadas en su favor por tener una área de acción en la que la acupuntura no es una alternativa. Y sobre lo de que se utiliza bajo diagnósticos médicos, por supuesto. En un país donde está normalizado el uso de ambas medicinas, tanto el alópata como el acupuntor hacen sus diagnósticos, que no tienen nada que ver unos con otros. Y eso de que han obtenido el título en occidente… En china se enseñan ambas medicinas en la universidad, con duraciones análogas, no sé qué cuento habrá leído la autora.

Originalmente se habla de 360 puntos en acupuntura, basados descuidadamente en el número de días del año y no en la anatomía. Sin embargo se ha llegado a registrar el descubrimiento de más de 2000 puntos, llevando a algún que otro cachondo a comentar que no queda piel en el cuerpo que no tenga uno de esos puntos debajo.

Respecto a lo de un punto para cada día del año, esos no son los puntos que había originalmente, sino los puntos que se utilizan en cronoacupuntura, una técnica complementaria, poco conocida y tal vez poco fiable que no se utiliza demasiado hoy en día. En todo caso, no es una técnica descuidada, los que la crearon se tomaron su tiempo y lo hicieron con seriedad y me parece una falta de respeto el tonito de la frase.

Se habla también de 9, 10 o de 11 meridianos. Tú eliges, dado que cualquier número es tan bueno como cualquier otro, habida cuenta de que no existen investigaciones científicas que documenten la existencia de puntos, de meridianos o de qi.

La verdad es que nadie habla de 9 ni 10 ni 11 meridianos, al menos si sabe algo de medicina china. Hay 12 meridianos principales más 8 meridianos extraordinarios y estos 20 se explican hasta en los masters de acupuntura de dos meses que suelen hacer los médicos. Luego están los meridianos secundarios que se asocian a cada uno de los meridianos principales: los Luo Longitudinales (los meridianos principales de Bazo y Estómago tienen dos de estos), los Tendinomusculares y los Distintos. Y a parte hay los Luo Transversales que no siempre se cuentan como meridianos porque tienen trayectos inciertos, muy cortos y sin puntos propios. Así que se tendría que hablar de 12, 20, 46 o 58 meridianos, en función de cuántos grupos tengas en cuenta. Ni 9, ni 10 ni 11, sorry. Podéis consultarlos en el Atlas of Chinese acupuncture , Meridians and collaterals (H. Solinas)

Respecto a que no hay evidencia científica de la existencia de puntos, meridianos o qi, en fin, no hay una explicación completa que explique globalmente (como tampoco hay una evidencia científica que explique las cosas que empiezan por L), porque simplemente no se aplican los mismos criterios de definición y delimitación de conceptos. Pero que no haya una explicación unificada que abarque todos los aspectos de la medicina china no quiere decir que no haya datos interesantes y científicos sobre sus mecanismos:

De todos modos, si la ciencia realmente quisiese explicar la medicina china, lo lograría. Lo que pasa es que hay cosas más interesantes en las que centrar la investigación científica (como los adriones y todas esas interesantes partículas minúsculas). Esperad a que los médicos que tanto critican la medicina china logren que sólo ellos puedan ejercerla y ya veréis como no tardarán en encontrar una explicación que la dignifique a ojos escépticos. Mientras tanto, los acupuntores seguimos aplicando la terapia, aunque no sepamos por qué funciona.

…pero incluso los primeros acupuntores chinos mantenían que la acupuntura no es tratamiento para ninguna enfermedad, que su funcionamiento es tan sutil que sólo debería ser empleada al comienzo de la disfunción, y que sólo puedes esperar que funcione si el paciente cree que va a funcionar. ¡Toma sabiduría ancestral!

Sería necesaria una referencia para contextualizar la frase que la autora del artículo ha interpretado como la prueba de que los acupuntores mismos pensaban que no era más que un placebo. Pero aún sin referencia, puedo imaginar a un médico chino diciendo esto y voy a contaros por qué no tiene que interpretarse del modo en que lo hace la autora:

* Cuando dice que la que la acupuntura “no es tratamiento para ninguna enfermedad” puede aludir a la máxima «no trata enfermedades sino enfermos» (es un famoso aforismo que no todo el mundo comprende en su sentido más profundo, pero que definitivamente no quiere decir que la acupuntura no sirve para mejorar la salud del paciente).

* Cuando dice que “su funcionamiento es tan sutil que sólo debería ser empleada al comienzo de la disfunción” puede aludir al carácter eminentemente preventivo de la terapia. La medicina china está pensada primordialmente para mantener la salud (la occidental aspira a recuperarla) y por lo tanto no debería aplicarse cuando la enfermedad ya está bien instaurada o cronificada sino antes. Los médicos chinos cobraban mientras sus pacientes estaban sanos, si llegaban a enfermar se consideraba que no habían hecho correctamente su trabajo. Citando al Nei Jing:

El médico que cura cuando aparece la enfermedad es mediocre, el que lo hace al principio de los primeros síntomas es aceptable, pero el que lo hace antes de que aparezcan, es excelente

* Cuando dice que “sólo puedes esperar que funcione si el paciente cree que va a funcionar”, puede referirse al hecho de que si alguien no quiere curarse no va a hacerlo (esto es algo que hasta la medicina occidental ha notado. Los trasplantes, por ejemplo, tienen mucha más probabilidad de rechazo si el paciente no quiere ser trasplantado, y no por eso se niega la validez del procedimiento). Esto es mucho más cierto en las terapias que buscan que el desequilibrio no vuelva a ocurrir, ya que a menudo es el propio enfermo el que ha de poner de su parte. Si el enfermo no cree que cambiar tal hábito o la dieta vaya a solucionar nada, no hará esos cambios, y el tratamiento no funcionará completamente.

El artículo original sigue a partir de ahí con un repaso a las evidencias que la ciencia ha podido aportar en contra de la acupuntura. Aprovechando que cambia de tercio, lo dejo para otro día y otro artículo, porque la verdad es que este ha quedado ya muy largo y a mí me ha dejado exhausta y un poco desanimada.

Por ahora, lo dejo esperando haber demostrado que esta señora tiene la misma tendencia natural a creer ciegamente lo que ya está en consonancia con sus ideas y a interpretar las datos como una prueba de lo que quiere demostrar. Es el primer impulso de cualquier hijo de vecino, sea estudiante de secundaria o neurocirujano. Es importante que la gente lo recuerde y aplique su propio criterio crítico en vez de tomar sus palabras como verdades divinas científicas.

La foto es de WikeWikimedia Commonspedia y está sujeta a licencia libre

20 Comentarios

  1. No estoy segura pero no me puedo imaginar un estudio realmente bueno desde el punto de vista de la ciencia que sirva para evaluar el efecto de la acupuntura.
    ¿Cómo encuentras a un grupo grande de personas con el mismo síndrome exacto? Es como la terapia psicológica. No se puede encontrar a 100 personas con las mismas necesidades terapéuticas.
    ¿Y cómo aplicas el tratamiento a doble ciego? Hace falta saber acupuntura para pinchar y estimular bien, y entonces no puedes ser un aplicador ciego. Es como una cirugía: tampoco se puede hacer un estudio doble ciego de una cirugía.

  2. Hola Rocío,
    A mi me gustaría resolver una duda. ¿Hay algún estudio aleatorizado y (si fuera posible) a doble ciego de los efectos / beneficios de la acupuntura?
    Tengo entendido que en Medicina todos los procesos que se llevan a cabo, ya sea la salida al mercado de un nuevo fármaco, pruebas diagnósticas, vacunas…deben pasar un largo proceso de estudio y se debe demostrar la eficacia y seguridad mediante pruebas científicas (siguiendo el método científico) que, además, sean reafirmadas por la estadística y, finalmente, pasar el filtro de comités éticos diversos.
    He leído en varias ocasiones que en el caso de la acupuntura no hay esas evidencias mencionadas y me gustaría contrastarlo contigo.
    Creo que es lógico que si somos rigurosos y exigentes con la Medicina Convencional también lo seamos con la Medicina Natural.
    Gracias!

  3. Hola Rocío:
    Muchas gracias por el artículo. Me has dado mucho en que pensar. Soy médico veterinario y desde hace algunos años he tenido contacto con médicos que utilizan algunas de las terapias alternativas entre ellas la acupuntura en sus variantes, la homeopatía, flores de bach etc etc.
    Creo que si este tipo de tratamientos es de debate en humanos, en veterinaria es peor!!! Muchos colegas y conocidos tienen la certeza de que la acupuntura y la homeopatía específicamente tienen que ver con «si el paciente cree, se cura»; a todas esas personas les he preguntado lo siguiente: ¿por qué si los animalitos no tienen ni idea de lo que se les va a hacer, se curan?
    Creo que todo aplica a «todos hablan por cómo les fue en la feria» para algunos sirve para otros no pero antes de afirmar que algo es o no es, deberían investigar primero y «con los pelos de la burra en la mano» (cómo se dice aquí en méxico) exponer sus argumentos.
    Yo puedo decir que funciona y funciona bien.
    Saludos

  4. Me ha gustado mucho tu artículo, me parece muy bien documentado.
    He leído algunos textos por internet con con argumentos similares a los que enumeras en tu artículo, de personas que se consideran escépticas, que, o bien no han probado si quiera la acupuntura, o la han probado una sola sesión, y se han puesto a criticarla porque no les funcionó.
    Yo, personalmente me considero escéptico, pero para mí, el escepticismo consiste en no negar ni aceptar de entrada nada que no investigues y pruebes por ti mismo, para comprobar qué tiene de verdadero y qué no.
    Yo me animé a estudiar medicina tradicional porque me trataron con acupuntura un esguince de tercer grado en la muñeca (una fisioterapeuta me dijo que casi hubiese sido mejor si me la hubiese roto), incluso seis meses después de habérmelo provocado.
    Mi experiencia como acupuntor es buena, aunque no todo el mundo tiene la paciencia de aguantar el tratamiento completo, algunos, en cuanto notan mejoría, se lo dejan, y así, suelen haber recaídas. Luego hay casos clínicos, que son difíciles de tratar conéxito, como una paciente a la que los médicos le quemaron la glándula tiroides con yodo radioactivo para regularle el hipertiroidismo, y que devino en un hipotiroidismo, y su consecuente tratamiento con pastillas para regularlo.
    Dentro del mundo de la acupuntura, hay mejores y peores terapeutas, más formados o menos formados, más intuitivos o menos intuitivos, que han estudiado en centros más tradicionales y por lo tanto integrales, o más occidentalizados y por lo tanto superficiales, y dentro de esto, hay tratamientos más acertados y que otros, patologías más complejas que otras, así, es cierto que no siempre la acupuntura tiene porqué funcionar, pero, ¿acaso los médicos convencionales de occidente siempre aciertan? Yo dejé de acudir al médico al cambiar mi alimentación, de hecho, pocas veces me he aplicado acupuntura a mí mismo (esas veces con muy buenos resultados), porque quería comprobar hasta qué punto la alimentación era la causante de mis problemas de salud. Hoy en día, gozo de la mejor salud que en cualquier otro momento de mi vida pueda recordar. Un saludo y un abrazo.

  5. Gracias por tu comentario Mario :)
    A mí me ha encantado lo de la tirar el dardo y dibujar la diana alrededor. Lo de los Rockefeller no lo había oído. Cuando dices la historia completa te refieres a alguna obra específica?

  6. Me ha encanado el comentario sobre Marie Curie y la radioterapia….soy Técnico Radiólogo (años sin practicar) y Acupuntor/Estudiante de Medicina Clásica China.

    Yo en estos debates siempre veo los mismos patrones (por parte de los escépticos).
    1-se empeñan en medir la velocidad con un manómetro. O sea, porque los resultados o metodología de la medicina china no encajan con las formas de medir alopáticas, entonces no tienen validez.
    2-si alguien mejora o se cura con medicina china, es por sugestión o auto-sugestión.
    3-como comenta Rocío, parece que muchas veces los detractores vienen con ideas preconcebidas y ya han alcanzado una conclusión antes de revisar las premisas. O sea, primero lanzan el dardo y allí donde aterrice, dibujan la diana alrededor.
    4-el eterno argumento de la medicina oficial, la no oficial, la certificada, la no certificada….pero, si en España no está ni certificada ni es parte de la oficial, será porque los que deciden esto no lo querrán….

    Recomiendo leer la historia completa de la fundación Rockefeller. Al parecer, en aquellas épocas tempranas, cuando las universidades en EEUU enfocaban la medicina desde la perspectiva humanística/naturista/integral , los Rockefeller decidieron que esto no daba dinero….o sea, ya se estaba instaurando un modelo farmacéutico-químico que parecía más rentable, y por lo tanto, y con la ayuda del gobierno (claro, puesto que los Rockefeller, como muchos otros poderes fácticos hoy en día, suben o tumban gobiernos), instituyeron un programa de ayudas para la investigación médica (y forzaron a que se cerrasen otros programas y fondos para la investigación de la «otra medicina»)….cuya condición primordial fuese….(a que lo adivinan?) que se basara en estudios farmacológicos y en cooperación con: LAS FARMACÉUTICAS.

    Yo, al igual que Rocío, utilizaría el mejor medio a mi alcance a la hora de tratar con mi salud…prefiero lo menos invasivo o químico, pero si me tuviese que operar, lo más probable es que pida que me duerman con un shot doble de fentanil.

    Lo que no se puede negar, tal y como comenta Rocío…es que dependiendo de a quien le interese qué, eso será lo que reciba apoyo institucional, se le de imagen de «seriedad y oficialidad» y lo demás se tache de «ignorancia y superchería».

    Como diría cualquier abogado, forense, o detective…..follow the money. Sigue la pista del dinero….

    Gracias Rocio por tan buen artículo….

  7. No te enfades, Eduardo. Las opiniones de Marga no han sido estériles, a mí al menos me han ayudado a ver algunas cosas que tal vez no expresé bien en el artículo. Además representa la opinión de un gran número de personas. Para mí, no es problema que alguien opine sin tener datos suficientes mientras exprese sus opiniones con pruedencia y sea consciente de que tal vez le faltan datos.
    Me alegra igualmente ver comentarios favorables a la medicina china :)

  8. Felicitaciones Rocío, muy acertadas todas tus recomendaciones y comentarios. Lo que asombra es la participación de personas que no tienen idea alguna sobre el tema, me refiero a aMarga y a sus estériles opiniones. Todos deberíamos saber que MEDICINA es todo lo que cura. Personalmente prefiero la terapia neural y la electroterapia a la acupuntura, pero siempre reconociendo el caracter precursor de la acupuntura en el area neurológica.

  9. He de admitir que tu pregunta me pone un poco en guardia y me hace sospechar que de alguna manera es una pregunta trampa (perdóname si me equivoco, pero es que es el pan nuestro de cada día) así que permíteme dejar clara una cosa de entrada: sea o no la mejor opción, la analgesia acupuntural demuestra, por lo menos, que no se puede tachar la acupuntura de mero placebo de entrada y sumariamente. No me importa el debate sobre hasta qué punto el efecto de la acupuntura se debe al efecto placebo del que toda terapia disfruta, pero me repatea que todos los autodenominados escépticos repitan como un loro que «sólo es efecto placebo» cuando tienen esa pedazo de evidencia descomunal (la analgesia acupuntural) que lo desmiente. Ese es el argumento que pretendo desmentir en el artículo, pues fíjate que en esas líneas no digo que sea la mejor opción, sólo que existe (independientemente de si yo elegiría o no esta opción, independientemente de si es aplicable en todos los casos o no).

    La analgesia acupuntural (porque te recuerdo que lo se hace con acupuntura no es anestesia sino analgesia) tiene ciertas desventajas frente a la anestesia farmacológica. Aunque bloquea el dolor, no bloquea otras sensaciones y reacciones naturales del cuerpo: como digo en el artículo, la analgesia acupuntural por sí sola (sin sedación) no te ahorra notar que están removiendo tus vísceras (cosa desagradable). Además, puede entrañar peligro debido a que no bloquea ciertas reacciones viscerales (siento ser tan vaga pero carezco de los conocimientos de cirugía necesarios para entrar en detalles) y en este sentido creo recordar que precisamente las operaciones en vísceras huecas (como seria el estómago) no son las mejores candidatas para la analgesia acupuntural.

    La analgesia acupuntural se usa en situaciones concretas, por ejemplo en Cuba donde el bloqueo económico hace muy difícil y caro el uso de fármacos anestésicos. En casos en los que la anestesia general supone un riesgo especialmente elevado para el paciente, supongo que la analgesia acupuntural sería también una buena alternativa.

    Si me encontrase en la situación de tener que escoger (hoy en día, aquí, no existe esta opción), primero de todo esperaría que un especialista en analgesia acupuntural (yo no lo soy) me explicase las opciones e implicaciones. En todo caso, respondiendo a tu pregunta basándome en lo que sé ahora mismo y por lo que he explicado arriba, probablemente preferiría anestesia farmacológica.

  10. ¿Si tuviéses que someterte a una operación, digamos de estómago, pedirás que la anestesia sea acupuntural?

  11. Se nota que eres una persona inteligente. Y lo celebro en la refutación del artículo. Actualmente voy a incursionar en la acupuntura, investigandola un poco en mi propia persona, con una dolencia mínima que , la medicina convencional, no ha sabido o querido tratar (en una consulta esperé 1 hora y media, y no me atendían, cuando pregunté la razón, me dijeron que me fuera, el mal trato es terrible).

    Te añadiré ahora a un website que estoy armando de a poco, colocando artículos de diferentes especialistas, medicinas, y plantas medicinales.

    Podrás verte aquí: http://discoverysalud.com.ar/ como enlazada al costadito, gracias por la información util que vuelcas aquí.

    saludos cordiales

  12. Yo también me sulfuro cuando me meten el dedo en la llaga, creo que nos pasa a todos, cada cual tiene sus puntos calientes. Es curioso que digas que te parece que hay mayoría de contenidos anticiencia, creo que sé a qué te refieres (aunque yo no llamaría a lo que digo anticiencia, para nada) y a mí me da la sensación contraria, que nadie rompe nunca una lanza en favor de lo que algunos llaman pseudociencias. Es curioso como tendemos a sentirnos solos e incomprendidos antes que acompañados…

    Me gustaría comentar los puntos en los que no estás de acuerdo y aprovechar para aclarar algunas cosas que es cierto que puedo haber expresado mal.

    1- Cuando dices que si no hay pruebas de la existencia de la MTCh antes del s.IIaC es que no existía: contrargumentas como si yo defendiese que existía, cuando precisamente lo que hago es decir que no puede saberse. Pero tampoco es tan improbable como un elefante rosa por los siguientes motivos: Se sabe que antes de esa fecha había algún tipo de medicina (porque no hay ni una sola cultura que no la haya tenido desde siempre) y se sabe que era lo suficiente compleja como para tener documentación escrita (porque se sabe que se quemaron documentos médicos). Lo que no se sabe es si aquella medicina podría equipararse a lo que se entiende por Medicina Tradicional China.

    2- Sobre cuando dices que yo he dicho (jeje, va a tener tela, esto) que la autora niega la existencia de la acupuntura, citando la frase «negar la existencia de la acupuntura»: Por supuesto eso es una tontería, lo que quería decir es que niega la existencia de la medicina china antes de hace 400 años, es cierto que no lo dejo claro.

    3- Sobre lo de resucitar a ahogados con acupuntura. Es como si yo hiciese un artículo titulado «la radioterapia es una mentira» y utilizase como argumento el hecho de que Marie Curie murió de cáncer por culpa de la radioterapia o utilizase el hecho de que muchos balnearios anunciaban sus baños radiactivos maravillosos para la salud. ¿Dirías en ese caso que no es mi problema el que se hiciesen esas prácticas? ¿Que me estoy limitando a explicar uno de los primeros usos documentados que se hicieron de la radioterapia? Yo creo que en ese contexto te parecería un dato tendenciosa y malintencionadamente descontextualizado.

    4- Sobre lo de “los chinos se sienten también seducidos por las promesas de la medicina occidental”. Dices que no es que se sientan seducidos, sino que les funciona y por eso la usan. Estoy de acuerdo, si no funcionase no la utilizarían. Pero para mí, que funcione no siempre quiere decir que cure. Cuando un antihistamínico me quitaba la alergia no me la curaba, sino que atajaba los síntomas. Está muy bien tener recursos para eliminar síntomas, pero la medicina alopática abusa de ellos y hasta olvida que lo que está haciendo en esos casos no es curar. Lo que seduce a la gente, en China, aquí y en cualquier lado, es la opción fácil de tomarse una pastilla y olvidarse. Con la medicina china esto no puede hacarse, pero con la alopática sí y eso es lo que les seduce. No digo que sea culpa de la medicina alopática, pero es que su filosofía favorece ciertos errores en percepción de la salud, como por ejemplo confundir curación con represión sintomática o pensar que una tuberculosis no puede curarse nunca sin antibióticos. Son cosas que la medicina alopática reconoce, pero que muchos pacientes y médicos olvidan porque nos gusta más estar vivos que muertos, pero también nos gusta más estar vivos a base de pastillas que a base de esfuerzo y responsabilidad.

    5- Sobre lo de la palabras que empiezan con L: Lo que dieces no son evidencias que expliquen las palabras que empiezan por L como conjunto. Son evidencias de la existencia de la letra L y de palabras que empiezan con la letra L. Pero da igual, era un ejemplo que tenía que dar una idea intuitiva del problema que supone tratar de hacer encajar la MTCh en el paradigma científico. Parece que me faltan habilidad para expresarlo :(

    6- Sobre lo de si una persona no quiere curarse y tal: Estoy de acuerdo en que la frasecita «si uno no quiere curarse no va a hacerlo» es tan inexacta como «dos no se pelean si uno no quiere». Pero es una frase que se dice a menudo en mi campo. La autora dice que los primeros médicos chinos decían que la acupuntura sólo funciona si uno cree que le va a funcionar yo aventuraba que debía ser una alusión a esa máxima.

  13. «rebates argumentos que no están ahí». Están extraidos directamente de tu texto, y puesto por ello entre comillas.

    Pido disculpas si he resultado ofensiva y alguien se ha sentido dañado por ello. Es culpa mía y lo asumo. Hay ocasiones en que me pierde cierto aspecto pasional. Imagino que es el hecho de que la práctica totalidad de la información sobre salud que ahora mismo circula en Internet es profundamente ‘anticiencia’ y en contra de lo que algunos denominan ‘medicina oficial’ y empiezo a estar ya cansada…
    No sucederá más.

    Un saludo.

  14. Hola Marga.
    Tu comentario me ha parecido muy extraño, rebates argumentos que no están ahí. Tal vez soy yo que no lo he expresado bien, pero a mí me da más la sensación de que has leído el artículo con unos prejuicios muy concretos y que éstos son los que te han hecho malinterpretar el significado. Dices al final que esperabas más de mis argumentos, pero lo que me transmites es lo contrario: que esperabas exactamente no estar de acuerdo y que todo lo que yo dijese fuesen tonterías. Esa predisposición es al menos la que se plasma en tus contraargumentaciones y en el tono despectivo de algunas frases. Lamento que lo escrito sólo te haya producido esa amargura y rabia que impregna tu comentario, porque mi intención era llevar a la reflexión. En todo caso, no querría que este artículo se convirtiese en una colección de insultos. Si tú o alguien más quiere dar su opinión (y no me importa si es contraria a la mía), por favor, hacedlo de un modo constructivo, sereno y respetuoso (podéis consultar los artículos sobre asertividad para haceros una idea de a qué me refiero). No aprobaré más comentarios que falten al respeto.

  15. «No puede darse por segura la existencia o no existencia de la medicina china antes de esa época. [por la falta de documentos debido a a la censura anticonfuciana ]».

    Si no hay pruebas, no hay pruebas. Se siente… La ausencia de pruebas no certifica la existencia: certifica, por contra, la inexistencia. El motivo por el cual no hay pruebas no es relevante. Tampoco hay pruebas de la existencia de elefantes rosas voladores en la China milenaria y no por ello voy a creer que, ante la falta de pruebas, existen. Pués no. No existen.

    «negar la existencia de la medicina china». La autora no la niega. Simplemente dice que la acupuntura no funciona y que su datación de miles de años es muy cuestionable.

    «Buscar la ridiculez de la imagen de un tipo clavando desesperado agujas a un ahogado para desacreditar la acupuntura es tan bajo, tan patético… «. No es problema de la autora el que se hiciesen esas prácticas. Ella se limita a explicar uno de los primeros usos documentados que se hicieron en Occidente de la acupuntura, con resultados, muy a mi disgusto, fallidos…

    «No sé de dónde salen esos datos pero me parecen muy poco probables». Pués lea Vd. las referencias, srta. mía… Trabaje un poco.

    «los chinos se sienten también seducidos por las promesas de la medicina occidental». No se sienten seducidos. Se curan (en lo que se puede curar) o no se curan (en lo que es incurable para el conocimiento médico actual). Si se curan más de los que no se curan, obviamente, decidirán emplear la medicina basada en el método científico. Si tienes tuberculosis, por mucho que te pinchen, jamás te curarás a no ser que emplées antibióticos. Y a la gente le gusta más estar vivo que estar muerto. De ahí la ‘seducción’ por eso que tú denominas ‘medicina occidental’ y que yo prefiero llamar simplemente, medicina.

    «como tampoco hay una evidencia científica que explique las cosas que empiezan por L». Sí la hay. El abecedario ya refleja la existencia de la letra ‘L’. La primera gramática castellana de Nebrija recoge la letra ‘L’. En latín también existía la letra ‘L’ y, a partir de ahí, había infinidad de palabras que empiezan por ‘L’: es decir, tenemos miles de referencias escritas de palabras que empiezan por ‘L’, existe el sonido ‘L’ y, en la práctica, yo he utilizado el alguna ocasión de mi vida alguna palabra que empieza por ‘L’, como ‘Lelo’ o ‘Lerdo’. Eso es el método científico: hay pruebas, hay referencias, hay testimonios, pruebas tangibles, fotografías de palabras que empiezan por ‘L’, incluso hay una ciudad que empieza por ‘L’: Lerida…

    «si la ciencia realmente quisiese explicar la medicina china, lo lograría». La ciencia no es una cuestión de cabezonería. Es de datos contrastables, cuantificables y que, repetidos una y mil veces, ofrecen siempre un resultado idéntico. Es muy fácil: Observación, Hipótesis, Experimentación, Teoría y Ley. A la Ciencia le es indiferente si es china o iraní. Simplemente recoge lo que, tras experimentación y pruebas medibles y cuantificables, funciona, y desecha lo que no funciona.

    «si alguien no quiere curarse no va a hacerlo «. Si una persona desea suicidarse y se inyecta, por ejemplo, sangre contaminada con tuberculosis, por mucho que se empeñe en no querer curarse, bastará con una dosis de antibióticos para que se cure.

    En fin, esperaba algo más de sus argumentos…

    ¡Agur!

  16. Nando, es lamentable lo de tu tio. La acupuntura no es una medicina milagrosa. Es verdad lo que dice Rocio, que si puede aliviar cierta sintomatologia. Es mas, hay descritos tratamiento para la apendicitius, que de por si es un tratamiento quirurgico, y como nios explicamos su «solucion» con estas terapias.
    Un saludo

  17. Siento lo de tu tio, Nando.
    Respondiendo a tu pregunta, no obtendría absolutamente ningún beneficio de una sesión de acupuntura.
    Bueno… Tal vez esto no es verdad… en una sola sesión de acupuntura puede que sí obtuviese algún resultado, pero no sobre el cáncer. Podría, por ejemplo, dormir mejor esa noche, o sentirse un poco más sereno, si el tratamiento estuviese orientado a la ansiedad. Podría sentir menos dolor temporalmente. Podría acusar menos los efectos secundarios de la quimioterapia si está sometido a ella, también, probablemente, con una sola sesión. Pero cualquier efecto sería pasajero, con una sola sesión de acupuntura se puede hacer muy poco. Al margen de esas ayudas, el cáncer que describes es una enfermedad muy grave que probablemente no se pueda solucionar con acupuntura ni en una ni en mil sesiones. No debes olvidar que la acupuntura es una terapia que funciona mucho mejor como preventiva y que además sólo trabaja con los recursos que tiene el organismo, no añade ni quita nada, y una persona tan enferma probablemente no tenga en su interior los recursos necesarios para sobreponerse a ello (no hablo de nada místico, me refiero a sus reservas de nutrientes, al rendimiento de sus sistema inmunitario, a la eficacia de sus sistemas excretores, etc…). Si alguien quisiese tratar un cáncer sólo con medicina tradicional china debería recurrir a todo su arsenal: farmacopea, dietoterapia, acupuntura, moxibustión, qi cong. Con un tratamiento completo, poniendo toda la carne en el asador, tal vez se podría superar un cáncer, aunque probablemente uno tan complicado como el que describes, ni así.
    Ánimo.

  18. Para aclararnos. Mi tio tiene cáncer de pulmón con metástasis. ¿Qué ganaría con una sesión de acupuntura?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here