La calidad de los Caldos Aneto

Aneto es una empresa que produce caldos naturales que pueden encontrarse en multitud de supermercados. Hace poco, una serie de hechos me llevaron a su fábrica, donde vi cómo hacen sus caldos. Se merecen un artículo todo alabanzas, así que aquí está.

Logo de Caldos AnetoVoy a contaros en qué consiste su proyecto, cómo elaboran sus productos y por qué me parece que merecen toda la publicidad gratis que un humilde blogger les pueda brindar. Pro ante todo, quiero dejar claro que, como siempre, este artículo no está patrocinado. No he recibido ningún pago en dinero ni en otras formas para decir lo que voy a decir, que es lo mismo que he contado, alucinada, a mis amigos y familiares.

Os explico cómo sucedió. Hace unas semanas, Gallina Blanca contactó conmigo. Me propusieron hablar de sus caldos naturales a lo que yo les respondí amablemente que de naturales tenían poco y que hablaría de ellos el día que sacasen un caldo ecológico. Azares del destino, hace poco han anunciado un caldo de pollo ecológico, así que me enviaron un escaneo de la etiqueta del producto. Me parece fantástico que las marcas habituales se suban al carro de lo ecológico, porque esta tendencia necesita de todos los estímulos que pueda reunir para popularizarse y una marca como Gallina Blanca puede hacer mucho por ello. Pero el caldo que han sacado me dejó sorprendida. Yo pensaba que me encontraría con un caldo tipo los de Aneto pero los ingredientes que había en la etiqueta poco tenían que ver: las cantidades de pollo eran mucho menores (0’6% frente a 32%) y además había aditivos como la maltodextrina de maíz. Me quedé extrañada. Así que les envié a los de Aneto el siguiente mail:

En relación a un artículo que se publicará en el blog www.vidasana.bio en el cual haré una comparación entre los caldos ecológicos de Aneto y de Gallina Blanca. Les escribo para pedirles asesoramiento sobre una duda que tengo.

Comparando los ingredientes de ambos productos, llama la atención que el caldo de Gallina Blanca incluye extracto de levadura, almidón de mandioca, maltodextriba de maiz y aromas naturales. Todos ellos son ingredientes que no están presentes en un caldo natural hecho en casa. Ni en los productos Aneto.

Los caldos Aneto son la prueba de que se puede hacer un caldo bueno y de largo almacenaje sin ninguno de esos ingredientes que no se sabe bien qué son. Así que me pregunto ¿por qué Gallina blanca los emplea? Si no es necesaria la maltodextrina de maíz ¿por qué la meten?

Ustedes que tienen tan larga experiencia en la elaboración de caldos naturales deben de saber muy bien qué ventajas ofrecen esos ingredientes “extraños” que Aneto evita utilizar y Gallina Blanca no.

Me gustaría saber por qué ustedes no utilizan esos ingredientes y por qué creen que Gallina Blanca los ha mantenido en su línea ecológica.

Si hay algo que deseen añadir al respecto, no duden en comentarlo.

Muchas gracias por su atención.

En vez de responderme, me invitaron a visitar su fábrica. Y así es como acabé allí.

Cómo se hace el caldo Aneto

ingredientes-anetoAneto siempre ha reivindicado que sus caldos son 100% naturales y caseros, pero claro, es lo mismo que dicen todas las marcas. De todos modos, si uno lee la etiqueta de un caldo Aneto se da cuenta de que es un producto distinto, y otro indicio de ello lo da el detalle de que las pocas veces que han hecho publicidad por la televisión no han enseñado un campesino con expresión extasiada recogiendo hortalizas de huerto, ni una olla cociéndose a fuego lento en la cocina de una casa bajo la supervisión de una abuelita encantadora. No, lo que ellos enseñan es una especie de olla express gigante y una cesta llena de alimentos esperando a ser sumergida dentro. Ambas cosas ya dan una idea de que es un producto bueno como pocos, pero ir a la fábrica y ver hasta qué punto es veraz esa imagen sorprende igualmente incluso a alguien que ya se había decidido por ellos (hace años que consumo su producto).

ollaTendemos a pensar que siempre hay alguna trampilla en la publicidad. Pero en este caso no los pude enganchar en ninguna flaqueza. Esa olla gigante existe, de hecho hay tres. Las cestas llenas de verduras existen también, aunque me advirtieron que la bonita disposición de los ingredientes dentro de la cesta no era habitual, que los habían puesto así para que yo viese claramente qué metían allí dentro y en qué proporciones.

Cuando fui a su fábrica, estaban haciendo caldo de Navidad, una receta especial que sólo hacen para estas fechas. Los ingredientes eran realmente los que veríais en cualquier cocina sólo que mucho más frescos porque los reciben de los proveedores sin pasar por los supermercados: vi las verduras, garbanzos, huesos de jamón y carnes asadas. Las carnes las asan antes en un horno similar al de las panaderías; los garbanzos se dejan en remojo para que se ablanden; se hace un sofrito en una sartén gigante que tiene una pieza que lo remueve constantemente. Durante la visita me comentaron que con esa sartén conseguían pochar, pero que no lograba caramelizar bien la cebolla y que estaban buscando alternativas, ¡imaginaos!

Después de cocerse durante horas a fuego lento, se retiran las cestas. Una parte de esos ingredientes se desecha después de la cocción (se utilizan como biocombustibles en otras industrias) y otra parte del contenido de la cesta (como los garbanzos y la carne asada entre otros) se reincorpora utilizando una especie de pasapurés que lo tritura finamente, lo tamiza y lo mezcla con el caldo para aportar el “cocido” o “carn d’olla” al caldo, dándole más consistencia y sabor. Mi madre no le dedica tantas atenciones al caldo de navidad como Aneto, os lo puedo asegurar. Probé el caldo cuando estaba en saliendo de la olla y ya sabía riquísimo, aunque me advirtieron que todavía faltaban un par de pasos decisivos para que estuviese a punto. Luego se enfría y se deja reposar, para desgrasarlo (se desgrasa mecánicamente, retirando la grasa cuando se enfría y sale a flote, como se hace en casa). Finalmente se hace pasar el caldo a presión por un paso estrecho para conseguir que las fases sólidas y las líquidas se mezclen bien y quede un caldo uniforme.

Natural porque no lleva aditivos, de ningún tipo.

Que sepáis que muchas veces os engañan: cuando un producto anuncia que no tiene colorantes, uno puede pensar (de hecho cuentan con ello) que no tiene aditivos. Pero los colorantes son sólo un tipo de aditivo. Que no lleve conservantes no quiere decir que no lleve potenciadores de sabor, o espesantes o mil cosas más. En el caso de Aneto, no contienen aditivos. De ningún tipo. Ni conservantes, ni colorantes, ni espesantes, ni acidulantes, nada de nada. Aneto dice que sus caldos son naturales porque están hechos con ingredientes frescos, porque no utilizan aditivos y porque el proceso de fabricación es muy similar al tradicional. Y es verdad.

Si estáis pensando ¿Cómo puede ser que la fecha de caducidad sea tan larga, si no llevan conservantes? Pero lo cierto es que no tiene ningún secreto. El caldo se somete al método UHT, que consiste básicamente en someter el caldo a cambios de temperatura bruscos y extremos para eliminar los microorganismos y envasarlo sin romper esa situación de esterilidad. Es el mismo proceso que se utiliza para la leche, que también tiene una larga caducidad sin necesidad de conservantes.

La obsesión de Aneto por no utilizar aditivos es tal que sus caldos pueden llegar a ser incluso más naturales que los hechos en casa. Por ejemplo, usan una sal que, al contrario que la de la mayoría de cocinas particulares, no lleva antiaglomerantes. Con las carnes, verduras o pescados, exigen a sus proveedores, que no utilicen ningún tipo de aditivo.

Una empresa de fanáticos del caldo

Utilizar la palabra “ecológico” obliga a cumplir una serie de criterios. Pero esto no pasa con la palabra “natural”, no hay ningún compromiso. Por eso cuando yo oigo que algo “es natural”, me pongo en guardia. Normalmente, sólo quiere decir que la estrategia de marketing pretende llamar la atención del público preocupado por la salud, sin ofrecer realmente un producto saludable, ya que usar esa palabra no compromete a nada, no como pasa con la palabra ecológica. Pero en el caso de esta empresa, decir “natural” no es un modo de ocultar que no es ecológico o saludable. Ellos tienen una línea ecológica certificada, pero la verdad es que lo que les llena de orgullo es el producto en sí, no el sello. Y cuando digo que les llena de orgullo, no os podéis imaginar hasta qué punto.

Son unos “frikis” del caldo, con ganas de llevar a cabo cualquier idea que se les ocurra, dispuestos a defender su producto, a dedicarle un cariño que uno asocia con las profesiones artísticas o artesanales, no en las industriales. La mayoría de gente conoce el caldo de pollo, el de verduras, el de jamón y el de pescado. Pero lo cierto es que también tienen uno para hacer fideuà, otro para hacer arroz negro, tres tipos de paella, caldo de cebolla, caldo de zanahoria, caldo de verduras y pollo, el caldo de navidad y un caldo que sólo verá una edición limitada de gamba roja. Tienen casi 20 variedades. A raíz de este tema me dio varios buenos ejemplos de cómo conciben y valoran ellos su proyecto empresarial. Quiero contaros un par de esas anécdotas que a mí me parecen muy representativas:

Por ejemplo, estaba mirando yo los ingredientes del caldo de paella de pescado y los del caldo para fideuà y me pareció encontrar una irregularidad. Les dije: “No veo diferencia entre los dos caldos, tienen los mismos ingredientes” ¿Y sabéis que me dijeron? “El de fideuá tiene calamar en lugar de berberecho y hemos incluido un poco más de ajo y aceite, para darle un toque como de allioli, además tiene parte de la tinta del calamar que lleva, para que tenga un tono más tostado” Tal vez a vosotros no os parezca significativo, pero el hecho de que pudiese responder a esta pregunta lo es. No sabéis la de comerciales que no conocen bien el producto que promocionan.

Otro ejemplo es el modo en que experimentan con recetas nuevas. Me dijeron “En realidad, una vez aceptas que tu producto no va a ser tan lucrativo ni tan barato como el de otras marcas, hacerlo a la manera casera es mucho más sencillo. No tenemos esforzarnos pensando en cómo lograr una fórmula que sepa como una sopa. Sólo tenemos que buscar recetas en los libros de cocina y recetarios tradicionales y adaptarlas a los tamaños que manejamos. Tenemos muchos libros de cocina, y compramos cualquier cosa que encontramos en el mercado, relacionada con sopas, guisos, salsas… y recetas en general

Prueba de esta experimentación son los caldos para paella. Algunos clientes les sugirieron que hiciesen un gazpacho y es es que es verdad que en verano las sopas apetecen menos. Pero, tal como me dijeron “Nosotros sabemos hacer caldos, y además ya hay gazpachos buenos en el mercado” Así se les ocurrió la idea hacer caldo para paella (elaborando unos sofritos especiales que añaden a sus caldos). Sacaron una de pescado y otra de carne y enviaron un camión con una cocina móvil a hacer paellas en directo por la costa valenciana (tierra de paella donde las haya), donde durante 5 meses hicieron más de 6.000 paellas para que la gente la probase. Se encontraron con que en todos lados les decían lo mismo: que el arroz estaba muy bueno, pero que no era una paella valenciana. Cuando se dieron cuenta de qué tan distinta es la receta valenciana de las que se usan en Catalunya, ni cortos ni perezosos, sacaron otro caldo para paella cuyo sofrito incorpora pato, conejo, caracoles, “ferraura” y “garrogfones” los ingredientes tradicionales de la  Paella Valenciana.

Crema de Gamba Roja de Aneto La historia de la crema de gamba roja que han sacado hace poco también es increíble. La empresa tuvo muchas dificultades para empezar y resulta que el Corte Inglés les ayudó en sus inicios, permitió a Aneto a entrar en el mercado confiando en el éxito del producto cuando todavía no se vendía en ningún sitio. La cuestión es que los de Aneto tenían ganas de probar una receta nueva y pensaron que sería un modo de agradecer les su apoyo si les daban la exclusiva de esta receta única ese producto experimental. Con la idea de hacer algo especial y muy refinado, decicieron elaborar una crema de gamba roja de Palamós. Una vez tuvieron la idea clara de cómo hacerlo, compraron 800 kg de gamba roja, directamente a proveedores de los puertos, que recibieron en fábrica 6 horas después de ser pescadas y se reunieron los 79 trabajadores de la empresa (los 76 que trabajan en Barcelona, donde está la fábrica, y los tres comerciales que trabajan en otras provincias) para dedicarse a pelar entre todos las gambas en un tiempo récord de cuatro horas: “separamos las cabezas y la piel para flambearlas con coñac, prensarlas para obtener el jugo con el que elaboraron un sofrito a base de cebolla dulce y tomate. Todo esto se mezcló con caldo de rape, y por último incorporamos la carne de las colas de gamba, cociéndolo todo durante unos minutos y batiéndolo hasta conseguir finalmente la crema“. La edición limitada, numerada y a todo lujo de crema de gamba roja que resultó, sólo está a la venta en los club gourmet de El Corte Inglés, a razón de 120€ cada brick. Y en principio no tienen idea de volver a hacerla. Así que si alguien tiene ocasión de probarla, que nos cuente qué tal está.

Me decían que en realidad podría ser mucho más productiva si sólo hiciesen un tipo de caldo, porque entre receta y receta han de esterilizar todo como si fuesen instrumentos de hospital para no tener problemas de contaminación (un alérgico al pescado no puede encontrar trazas de éste en el caldo de pollo porque se haya hecho en las mismas ollas) Además, cada vez que prueban alguna  receta nueva (muchas de las cuales no llegan a ver la luz en el mercado) ocupan por lo menos un tercio de los recursos de la fábrica (tienen tres ollas) Pero prefieren producir menos y poder experimentar con las recetas que se les ocurran.

Otra anécdota curiosa se refiere al diseño gráfico de sus productos. Cuando vi el diseño del brick de la crema de gambas (muy elegante y refinado) no pude resistirme a decirles “Así que sabéis hacer diseños bonitos. ¿Por qué la Comic Sans en el resto?” (Comic Sans es el nombre de la letra utilizada en la mayor parte del texto de los bricks Aneto, una letra aborrecida por los diseñadores gráficos profesionales) Me contaron que cuado sacaron el producto estaban ya de moda los diseños molones en los bricks, pero que ellos tampoco podían pagar un envase a todo color con un diseño caro. “El brick es claro y sencillo. Tal vez podríamos haber echo algo más bonito con los recursos que teníamos, tal vez ahora podríamos invertir en un cambio de imagen, pero también nos parece bien que el envase deje claro que lo que sabemos hacer son caldos, no diseños.” Lo cierto es que en este punto los diseñadores gráficos suelen están de acuerdo con Aneto y, si han de admitir un ejemplo de buen uso de esta letra, son sus bricks los que más a menudo se citan.

Siguiendo con el tama de la publicidad, me dejaron claro que ellos confían en dos cosas: en enseñar cómo se hace el caldo y en que la gente lo pruebe. De hecho, en vez de invertir en anuncios publicitarios, su presupuesto de marketing se destina casi íntegramente a regalar caldo. “Nosotros regalamos caldo a cualquier iniciativa que nos lo pida, mientras no vayan a venderlo y mientras lo vengan a buscar ellos” Es el caso, por ejemplo, de la maratón contra el cáncer de mama que hubo hace poco en barcelona, en la que se regalaron bricks a los participantes. Hay que tener un confianza inquebrantable en tu producto para partir de la base de que lo único que necesitas para venderlo es que la gente lo pruebe.

Conclusión

Me parece importante transmitir que hay casos como los de Aneto, ya que a veces puede parecer que el sistema industrial en el que nos hemos sumergido hace simplemente imposible la comercialización de productos realmente naturales (al margen de si son ecológicos o no). Aneto demuestra que los sucedáneos de comida a los que la industria nos tiene acostumbrados no son algo inevitable, sino una simple cuestión de elección: si la mayoría de empresas hacen caldos rehidratando cubitos de concentrados en vez de cocer los ingredientes en una olla, lo hacen para poder sacar al mercado un producto más barato para el consumidor y más lucrativo para ellos.

Pero el consumidor debería poder elegir una opción más cara pero más saludable. Debería existir esa opción en todos los productos, no sólo en unos pocos. Si el consumidor sabe que existe la posibilidad de fabricar comida casera, si exige transparencia en la publicidad para poder elegir ese tipo de productos y si realmente hay una demanda de productos que no sólo se anuncien como naturales sino que lo sean de verdad, si en resumen el consumidor ejerce la presión que puede ejercer, más empresas se sumarán a esta filosofía de producción.

26 Comentarios

  1. Buenisimos!

    En invierno el PUCHERO calentito y en verano “VERDURAS” bien frio, tipo gazpacho o vichisoise.
    Enhorabuena ANETO

  2. Tienes toda la razón,

    Soy Caldoinomano extremo, así que no me conformo con
    cualquier cosa. Los he probado todos, pero cuando digo todos
    es TODOS, a lo primero que voy en la feria Alimentaria siempre !!!

    Me atrevo a decir que es la UNICA marca que puedes tomar
    caldo con los ojos vendados.

    La lástima es que los precios sean tipo Corte Inglés, si bajaran
    un 30% los precios, con esta crisis la gente les daría una patada
    a los Gall… B.., los Kn…, Star… y los otros fabricantes de olores
    y sabores. Los 1.000 euristas lo estamos pasando mal.

    Por cierto hace años un familiar mio, me contó que trabajó
    en la fabrica Star… de Mont… y allí la olor era insoportable
    con gusanos incluídos. Como comprenderás no toma una
    pastilla ni que le paguen.

    Si alguien también lo ha vivido como testigo que lo comente.

  3. Hombre, si es light la gracia es que tenga menos calorías. Si para lograrlo le añaden fécula de patata… eso es otro asunto. Siempre he pensado que los light son una tontería…

  4. coincido con lo que comenta el/la del comentario 9.

    Decerias hacer, es solo una propuesta, un artículo sobre los productos light con tanta fécula de patata…me meti en una dieta…..voy y me compro pechuga de pavo del Pzo Light sin grasa…y resulta que tiene un 40 de fécula de patata….glucidos, almidón????….si mi dieta va de quitar grasas y glúcidos….que maldita gracia!!!! y me he comprado 5 sobres de producto!!!!!!

  5. yo los tomo todas las semanas,estan buenisimos,el que mas me gusta es el de jamon,pero no se encuentran en todos los supermercados,yo tengo que ir exclusivamente a buscarlos a el corte ingles.Tambien tengo que reconocer que son un poco caros y quizas por eso no lo vendan en todos los sitios.De todos modos yo los seguire comprando por que me encantan

  6. Hola Rocío,
    Estoy empezando a concienciarme de lo importante que es llevar una buena alimentación y he encontrado tu blog buscando azúcar moreno real, la verdad es que me está resulando interesantísimo y este artículo en concreto me parece interesantísimo y todo un descubrimiento, no sólo por las bondades de Aneto sino por el hecho de que me has hecho ir a la cocina y leer la etiqueta del calod de marca blanca que yo compro…y desde luego no es ni de lejos lo sano que creemos que es cuano nos dejamos guiar por la publicidad!
    Gracias y cuenta desde hoy con una seguidora más.

  7. Bueno, el sofrito es tipo casero igual. Con aceite de oliva del bueno, etc… Pero sí, los fritos le seintan mal a algunas personas. Como le decía al que escribió ese comentario, pueden ser mil cosas. Como siempre, aconsejo no ser extremista si no es imprescindible. Si no puedes tomar frtos de ninguna de las maneras, entonces no tomes los caldos que llevan sofrito (te recuerdo que no todos lo llevan, sólo los de paella, de navidad, fideuà, etc…, en el envase lo pone)

  8. He encontrado tu blog buscando el tema de la categoría de los huevos, quería enseñarselo a una amiga.

    Me ha parecido interesantísimo el artículo. Por temas de salud (intestino permeable) tengo que llevar una dieta muy sana…

    Con esto no quiero decir que voy a echar a correr a por un brick de Aneto, simplemente tengo en cuenta y lo descatalogo de mi lista de alimentos-porquería jajjaj

    Lo que no me convencen son los sofritos y refritos que mencionas… están riquísimos, pero una de las personas que ha comentado tu post decía que el caldo le sentaba mal. ¿¿No puede ser por eso??

    Muchos especialistas lo desaconsejan… no sienta igual un huevo frito que escalfado!!

  9. ¡¡Qué buen post!!! Me encanta tu blog, lo he descubierto hoy y me lo estoy leyendo de pe a pa sin parar!! jajaja :)
    Enhorabuena!!

  10. Hola, me ha encantado el articulo sobre el caldo Aneto, da gusto comprobar como hay gente en la que se puede confiar a la hora de comprar algo embasado y gente que se preocupa por informarse de la realidad de lo que se vende.

    Gracias.

  11. hola soc filla de D`{ARTES (cal lluiso) i soc una enamorada,i consumidora dels productes ANETO els gastos tots, els compro el corte ingles .perque estic entre Barcelona .i la guardia de Calders .voldria saber.si es pot venir a comprar aqui a Artes Gracies. Josefina Plans Girabal…

  12. hola soc filla de D`ARTES (cal lluiso) i soc una enamorada,i consumidora dels productes ANETO els gastos tots, els compro el corte ingles perque estic entre Barcelona i la guardia de Calders .voldria saber si es pot venir a comprar aqui a Artes
    Gracies.
    Josefina Plans Girabal…

  13. buenisimo el artículo, yo cada vez estoy mas convencido que lo mas caro en el super no siempre es lo mejor…

    otro buen artículo sería acerca de la ‘moda’ reciente de incluir fécula de patata en el fiambre, me parece increible que sobre todo en las marcas conocidas se lea en los ingedientes por ejemplo, pavo 60%, fecula 40%, joder, yo estoy comprando lochas de pavo, no de pavo con papas jejeje :-

  14. me ha gustado tu comentario acerca de la elaboración e ingredientes de los distintos caldos.yo los consumo con frecuencia, pero mi problema es que me resulta muy dificil encontrarlos.el que mas me gusta es el ecologico de verduras y el ecológico de zanahorias y en mi localidad(El Escorial) no lo encuentro.¿No podrían abastecer mejor esta zona?te agradeceria que se lo hicieras saber a los responsables de su distribución.Un saludo

  15. he visto varios caldos de aneto,llevo 4 meses que empece a ser ovolacteovegetariano y en los caldos vegetales aneto viene algo de carne o pescado.Me gustaria conocer algun caldo 100% VEGETAL ECOLOGICO sin utilizar CARNE ni PESCADO.Gracias por todo….

  16. Hola Rocío. La verdad es que me ha sorprendido mucho este post… Yo siempre hago el caldo en casa, pero mi madre lo compra Aneto y la verdad es que las veces que lo he tomado me ha sentado mal… Es como si no lo pudiera digerir bien y me repite constantemente. Yo lo atribuía a algún aditivo o conservante o algo por el estilo pero ahora ya no se a que se puede deber…

    Felicidades por el blog!

    Maria

  17. ¡Menuda experiéncia! me ha gustado mucho este post tan lleno de anécdotas. Además me gusta mucho el caldo Aneto, y ahora aún me gusta más.

    A ver si pudieras hablar de otros productos de este tipo como. Recientemente he visto:
    * El Pozo All Natural (http://www.ocu.org/alimentos-y-bebidas/el-pozo-all-natural-sin-conservantes-s469204.htm)
    * El queso Ventero sin conservantes: http://www.forlasa.es/salud/cuidate.aspx
    * O los zumos que no provienen de concentrado, que he encontrado ya en Mercadona, Día y Carrefour-Eroski. Además están muy bien de precio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here