Motivos para donar de sangre (exceso de Hierro)

Hace tiempo que se sabe que la acumulación de hierro es un perjudicial para la salud cardiovascular y factor de riesgo para enfermedades graves: arteriosclerosis, diabetes de tipo 2, cáncer, trastornos hepáticos, enfermedades neurodegenerativas como Parkinson o Alzheimer, endometriosis, etc…. La donación de sangre puede ser en muchos casos el mejor remedio para reducir este importante factor de riesgo.

631356573_3de6819cfc

Hace unos meses un estudio del CIBERobn declaraba que donar sangre mejoraba la salud del diabético y prevenía la Diabetes de tipo 2 y asociaba el resultado a la reducción de los niveles de hierro en sangre.

Es tan sólo uno más de los estudios dispersos que van aportando argumentos a favor de la donación de sangre para mejorar los problemas de salud asociados la acumlación de hierro:

Hace tiempo que se sabe que el hierro es un mineral altamente oxidativo que genera radicales libres en nuestro organismo. De hecho, esta capacidad tóxica es aprovechada por nuestro sistema defensivo. No obstante, si acumulamos más hierro del que podemos utilizar en nuestro provecho, se convierte en una fuente de oxidación para nuestro propio organismo. La oxidación es un fenómeno altamente perjudicial que puede empeorar cualquier enfermedad existente y provocar muchas de las más graves.

Hipersideremia y Hemocromatosis: exceso de hierro

El exceso de hierro se llama hipersideremia y la enfermedad por exceso de hierro, hemocromatosis.

En realidad, el Hierro es un mineral altamente reciclado. No tenemos apenas pérdidas de hierro (entre 1 y 2mg diarios), a no ser que padezcamos hemorragias. Por este motivo, las mujeres que tienen la regla y los niños (cuyo estilo de vida favorece las heridas regulares) son menos propensos a acumular un exceso de hierro. Y por eso los hombres, los ancianos y las mujeres postmenopáusicas tienen una mayor probabilidad de padecer exceso de hierro.

Parece más o menos inevitable que una persona sana que no padece pérdidas de sangre acabe acumulando un cierto exceso de hierro. Además, la gente que se automedica con hierro (ya hablamos en un artículo anterior de ello) también puede favorecer este problema. Por otro lado, hay ciertas enfermedades que pueden cursar con exceso de hierro en sangre, como la hemocromatosis hereditaria (que hace que la absorción del hierro dietético sea mayor de lo normal) o la talasemia major y las anemias hemolíticas (en las cuales se destruyen más glóbulos rojos de lo normal, liberando éstos el hierro que contienen).

La mayoría de análisis de sangre simples que se ralizan incluyen los niveles de hierro sérico y de Ferritina (la forma de hierro de reserva). Un resultado anormalmente alto en cualquiera de los dos marcadores debería ser motivo de consulta.

La foto original es de Franco Ferrari y está sujeta a licencia creative commons

2 Comentarios

  1. El problema es cuando un paciente tiene anemia macrocítica,con unos valores de hemoglobina muy bajos,por lo que requiere transfusiones de sangre periódicas,pero debido a éstas,sus niveles de hierro en sangre empiezan a ser excesivos..como le ocurre a mi padre.

    Me encanta tu web.

    Un saludo

  2. Hola,
    Tengo 47 años y amenorrea fisiológica desde hace 2 años.
    En una analítica rutinaria, me salió una cifra de hierro en sangre, de 204 cmg/dl., pero la transferrina, 1,92g/l. y la ferritina, 61ng/ml.
    Hace 20 años, tuve cifras de hierro sérico muy elevadas, así como la ferritina y la transferrina, que, porsteriormente, bajaron espontánemente y nunca volví a tener problemas.
    Soy una mujer sana, aunque hace tiempo, me siento mal; en tres ocasiones, con intenso malestar nocturno, casi lipotimia (una tuve en la calle hace tres meses); mi TArt y FC, son normales, así como EKG… ¿Debo despreocuparme de esa cifra alta de hierro…? He sido donante, pero ahora, peso 49 kg…. ¿puedo donar sangre aunque no llegue a los 50 kg.?¿A qué puede deberse esa cifra de hierro…?¿Debo repetir la analítica, o, simplemente, ir a donar sangre…?
    Muchas gracias, un saludo,

    María Á.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here