Naturópatas y médicos en desacuerdo: Vitaminas.

Suplementos de vitaminasMuchos médicos creen que tomar suplementos de vitaminas es, en el mejor de los casos, inútil. Leo en un artículo de Soitu:

Y es que todos los que nos dedicamos a esto de la salud y especialmente los de los laboratorios farmacéuticos que venden estos productos vitamínicos sabemos una cosa que ellos nunca cuentan: Que el consumo de vitaminas en personas con dietas completas es absolutamente innecesario.Y que su consumo «extra» no supone ninguna «recarga de energía» ni mucho menos va a hacer que no estés agotado física o psicológicamen- te después de días duros de trabajo.
De hecho, las únicas indicaciones adecuadas de vitaminas son en aquellas personas con déficits vitamínicos reales que son poquísimas en nuestro país o bien aquellas con necesidades especiales como las embarazadas o deportistas de élite.

La autora de este artículo cree que es raro el caso en el que un suplemento de vitaminas esté justificado y no es la única. No obstante, muchos médicos y naturópatas no están de acuerdo. Este desacuerdo es algo de lo que yo ya era consciente, pero al leer ese artículo me he dado cuenta de que mucha gente puede estar confusa sobre este tema. Así que voy a aclararlo.

Para entender por qué algunos médicos no están de acuerdo con los naturópatas en lo referente a si es necesario o no suplementar con vitaminas, debéis saber antes algunas cosas:

¿Recordáis la tabla periódica? Hidrógeno, carbono, calcio, oxígeno, sodio, etc… Esos son los elementos químicos. Nosotros no podemos fabricarlos, tenemos que obtenerlos de fuera (mediante lo que comemos, bebemos o respiramos). Nuestro organismo puede combinarlos de distintas maneras para fabricar sus propias sustancias complejas, pero algunas de ellas no sabe hacerlas o no en cantidades suficientes, así que ha de conseguirlas ya «montadas». Algunas de esas sustancias complejas que no podemos fabricar son imprescindibles: si no las conseguimos, moriremos. Es el caso de los aminoácidos esenciales, de los ácidos grasos esenciales y también de las vitaminas.

Hasta aquí estamos todos de acuerdo: Cuando un médico dice que es una tontería tomar vitaminas, no se está refiriendo a que no sea necesario conseguirlas. Lo que quiere decir es que se pueden obtener de la dieta en cantidades suficientes y que, por lo tanto, pagar por un suplemento extra de vitaminas en forma de pastillas es una tontería. Así mismo, cuando un naturópata dice que es necesario tomar suplementos, no quiere decir que las vitaminas no se puedan obtener de la dieta (sabemos es la forma ideal de obtenerlas). Lo que quiere decir es que la dieta no aporta la cantidad suficiente y que, por lo tanto, pagar por un suplemento extra de vitaminas es una medida útil para mejorar la salud.

Por lo tanto, la clave del desacuerdo está en la respuesta a esta pregunta:

¿Es siempre posible obtener suficientes vitaminas mediante la dieta exclusivamente?

Unos contestan «sí» otros contestas «no»

¿Cómo puede ser que exista este desacuerdo? Existe porque no está tan claro qué se entiende por «suficiente». Los médicos contrarios a la suplementación creen que «suficiente» es la Cantidad Diaria Recomentada (las famosas C.D.R.). Nosotros, en cambio, pensamos (por varios motivos, que dejaremos para otro artículo) que las CDR no son el mejor ni el único criterio para valorar si hay un consumo suficiente de vitaminas.
Una de las claves del descuerdo es que, de entrada, no estamos de acuerdo en qué debemos entender por «suficiente» ¿Suficiente para qué? ¿Suficiente para no desarrollar una enfermedad carencial? Ese es el punto de vista de Esther Samper, la autora del artículo que os comentaba al principio, el que ha motivado que yo escriba éste que estáis leyendo. Ella dice:

¿Alguno de los médicos aquí presentes ha visto frente a sí a un caso de escorbuto, pelagra o raquitismo carencial? Porque es así como se manifiestan los síntomas de déficits vitamínicos, a través de enfermedades definidas y no algo tan bonito y sencillo como «agotamiento y cansancio físico». Una falta de vitamina A se evidencia por ceguera nocturna y alteraciones en la piel; si es de ácido fólico, por anemia y malestar general y si es de vitamina K por hemorragia.

Esther Samper (como la mayoría de los detractores) cree que si no hay una enfermedad carencial no hay déficit: o estás bien de vitaminas o tienes una enfermedad grave, blanco y negro, sin grises.
Es verdad que la cantidad de vitaminas necesaria para evitar una enfermedad carencial se puede satisfacer fácilmente mediante la dieta en la mayoría de casos. Pero es que muchos pensamos que «no estar enfermo» no es lo mismo que «estar sano». Para nosotros, la enfermedad carencial es la expresión más grave de un déficit, pero no la única expresión. Para nosotros, suficiente no debería querer decir «suficiente para no estar enfermo» sino «suficiente para estar sano».

Y es que cada vitamina desempeña funciones que sólo ella pueden realizar pero, a parte de estas funciones principales, las vitaminas también ayudan en muchas otras: en esas no son imprescindibles, pero ayudan. Si lo que buscamos es solamente que no fallen en sus funciones principales, la cantidad “suficiente” será menor. Pero si lo que queremos es obtener el máximo beneficio que pueden aportarnos, la cantidad “suficiente” será mayor y más difícil de satisfacer mediante la dieta. Por eso algunos proponen dejar de hablar de «cantidad suficiente» y empezar a usar la expresión «cantidad óptima». Por ejemplo, yo no he tenido nunca escorbuto (la enfermedad que aparece cuando hay una carencia gravísima de vitamina C), pero cuando empecé a tomar un suplemento de Vitamina C dejé de tener crisis alérgicas. La Cantidad Diaria Recomendada (CDR) para la vitamina C es de 90mg diarios. El suplemento extra que yo consumo, y que me ha ahorrado el uso de antihistamínicos, es de 1000mg que se añaden a lo que me aporta la dieta.

En conclusión: no se trata de que unos u otros mientan. Se trata de un desacuerdo que tiene que ver, por un lado, con la concepción de la salud y la enfermedad y por el otro, con el hecho de que en realidad todavía hay muchas datos que desconocemos sobre las vitaminas, sobre los papeles que juegan, sobre cómo se absorben y metabolizan y sobre la cantidad real que aporta la dieta de cada uno.

4 Comentarios

  1. Bueno lo interesante es saber el laboratorio que produce la vitamina C,, si es de la misma serie natural o no. Mencionas a Nature´plus. Podría pedir al laboratorio que nos indicara si es de la misma serie dextrógira o levógira, que la natural. Y si no es como la natural, cuáles son las razones.

  2. Las altas dosis de Vitamina C, tal como he dicho en otros artículos, es preferible administrarla en forma de sal de ácido ascórbido, como el ascorbato cálcico. De todos modos, Nature’s Plus, por ejemplo, tiene presentaciones de 1000mg de vitamina C de origen natural en forma de ácido ascórbico. Tal vez el problema es la calidad de los productos de este tipo con los que tratan los médicos y farmacéuticos. Los laboratorios ortomoleculares lo hacen bastante mejor ;)

    Sobre las formas dextrógiras, tengo entendido que desde que se idearon bacterias OGM la producción sintética de ácido ascórbico es bastante barata. ¿Qué productos conoces que contengan D-ascórbico?

    El efecto antihistamínico no está bien demostrado, aunque hay algunos estudios y muchos reportes de seguimiento. De todos modos, tal como decía en otro artículo, no siempre funciona, lo sabemos, tampoco los antihistamínicos de farmacia lo hacen siempre. Aún así vale la pena probarlo. La vitamina C no es como un fármaco que no ha sido probado, es una vitamina. En el peor de los casos, no habrá funcionado como antihistamínico, sólo como antioxidante, precursor del colágeno, apoyo del sistema inmune, etc…

  3. Esther Samper debe saber que si aporta 1000 mg, difílmente van a ser de origen natural.

    Deberá saber también que la vitamina C que estará tomando, esa cantidad, será sintética, y para más: es L-Ascórbico y no D-Ascórbico. O sea que pertenece a una serie Isomérica, donde una parte de la molécula se parece a la natural, pero si se mira en un espejo.

    Esther debe saber también si existen ensayos clínicos o los va a hacer para seguir sosteniendo que es una auténtica alternativa a los antihistamínicos, que por otra , ojalá que así sea, auqnue sea sintética y de otra serie isomérica ….

  4. las vitaminas ha y cubrirlas con los propios alimentos, y para eso hay que criarlos y cultivarlos, que es para lo que sirven, se les hacen los análisis y ya está. Y si los alimentos están cultivados o criados y resultase imposible proveerse de las vitaminas:

    Esto es el infierno, con perdón …

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here