Primeros auxilios para la noche de San Juan

Quemadura en la manoLa semana que viene, el 23 de Junio, es la fiesta de San Juan.

Petardos y hogueras, una de las mejores noches para ganarse una quemadura. Como es posible que algunos de vosotros os encontréis ante este problema, vamos a hacer un resumen de las medidas que pueden tomarse ¡Repaso de primeros auxilios!

Primer paso: sin pensar, al agua.

Al margen de la gravedad y de si luego será necesario o no atención médica, los primeros auxilios empezarán siempre con la misma acción: tras producirse la quemadura, se debe aclarar la zona quemada con abundante agua fresca durante 5 a 10 minutos ¿Quemadura en la espalda de primer grado por el sol? Abundante agua fresca. ¿Quemadura de segundo grado por fuego directo en la cabeza? Abundante agua fresca. ¿Quemadura química en la pierna que ha dejado un agujero que deja ver el hueso y ha fundido la ropa sobre la carne? Abundante agua fresca. Siempre lo mismo.

Una vez enfriada la zona, la despejaremos. Si hay ropa adherida a la piel, no se debe arrancar pero si no está pegada, se ha de dejar la piel al decubierto. Lo mismo se aplica a cualquier cosa que esté por la zona. Por ejemplo, imaginemos una quemadura en la palma de la mano. Si la persona lleva un anillo que no está sobre la quemadura, ahora es el momento de sacarlo, porque después toda la mano se hinchará.

Una vez tenemos la zona quemada bajo el chorro de agua y mientras se va refrescando podemos empezar a reflexionar sobre el siguiente paso.

Segundo paso: valorar la quemadura.

Si no lo hemos hecho ya, debemos valorar el alcance de la lesión. La gravedad de la quemadura depende del grado, de la extensión, de la localización y de la salud previa del quemado. Vamos a explicar en qué consisten los grados y cómo se calcula la extensión.
Leer el resto del artículo »

Ráfaga de noticias 18.6.09

Tres noticias rápidas:

  • Un estudio publicado en Archives of Dermatology revela que hay una correlación estadística entre la psoriasis y un mayor riesgo de padecer arteriosclerosis. Ver notícia
  • España lidera la producción ecológica europea. Ver notícia
  • Segundo puesto en el XI Premio Nacional de Investigación en Medicina del Deporte de la Escuela de Medicina de Educación Física y Deporte de la Universidad de Oviedo para un estudio sobre el extracto de hierbaluisa para mejorar el esfuerzo deportivo, reducir el daño oxidativo y muscular. Ver noticia.

Saber comprar: certificaciones Bio

¿Cómo saber si lo que compramos es realmente bio? En realidad, hoy en día es tremendamente fácil.
Desde 1991, existe una ley europea que reserva el término Bio para los productos procedentes de la agricultura ecológica y certificada como tal (reglamento de CEE nº 2092/91), que fue complementada con otras a lo largo de los años para acoger también los términos Biológico, Eco, Ecológico, Orgánico y biodinámica (CEE nº 1804/99). Aunque en España se incumplió esta reglamentación hasta julio del 2006, hoy en día, el uso de las palabras Bio, Biológico, Eco, Ecológico, Orgánico o Diodinámico en el producto, es una garantía. Si no aparece alguna de esas palabras, también podéis buscar alguno de los numerosísimos sellos que certifican que se trata de un producto ecológico.

Varios sellos de certificaciones bio

Cada uno es concedido por un organismo distinto y puede haber algunas diferencias respecto a las condiciones que esos orgaismos exigen para que conceder el sello, pero en general, de un modo más o menos estricto, los requisitos siempre persiguen los siguientes objetivos:

  • Minimizar el impacto ecológico negativo de la producción, ya sea en el campo o en una fábrica, sobre el medio ambiente (lo cual incluye proteger el equlibrio del ecosistema, reducir los contaminantes en todo el proceso de producción, etc…)
  • Minimizar el uso de productos que puedan perjudicar la salud del consumidor, del productor o del ecosistema.
  • Minimizar el uso de productos transgénicos OMG.
  • Evitar el dolor innecesario de los animales, respetándolos durante su cría en el caso de los alimentos animales o evitando su experimentación (sobre esto, algunas marcas no ecológicas dicen que no lo hacen, pero encargan la experimentación a otros laboratorios)

Algunas cosas a tener en cuenta:

  • ¡Cuidado! Comprar en un herbolario o supermercado ecológico no es garantía de que todos los productos sean Bio. Yo al menos no conozco ninguna tienda que sólo venda productos con certificado.
  • No sólo se puede hablar de alimentos ecológicos, también otros productos (como productos domésticos, de higiene, de limpieza, electrónicos, etc…) pueden tener certificación bio.
  • Los productos de origen marino salvaje no tienen certificaciones ecológicas, aunque sigue habiendo distintos grados de calidad.
  • Para profundizar

Omega 3 (Parte 2): un equilibrio complicado

Satisfacer las necesidades de Omega 3, todo un reto

Lograr el aporte correcto de Omega 3 es una tarea tremendamente difícil. La cantidad de omega 3 necesaria para satisfacer óptimamente las necesidades de DHA y EPA es complicada de determinar. No se han definido las CDR (Cantidad Diaria Recomendada), aunque se habla de cantidades que oscilan entre los 200mg y los 15g entre ambos, en función de la fuente consultada. Esta falta de consenso no es de extrañar, ya que las necesidades varían en función de muchos factores:

  1. El tipo de omega 3 consumido: no es lo mismo ingerir directamente DHA y EPA que ingerir otro omega 3 y que nuestro organismo tenga que transformarlo ya que esa transformación (le resulta complicada y su eficacia es muy variable en función de la persona y del momento.
  2. La calidad del omega 3 consumido: los ácidos grasos de la serie omega 3 son muy delicados. Un alimento puede contener una gran cantidad, pero el modo de conservación o cocción puede fácilmente echarlos a perder, convirtiéndolos en algo inaprovechable y tóxico en vez de beneficioso.
  3. La cantidad de omega 6 consumida: los omega 3 y los omega 6 (otra familia de ácidos grasos esenciales) han de estar en una proporción concreta en el organismo. Si aumenta el consumo de omega 6, aumentan las necesidades de omega 3
  4. La persona y el momento: las necesidades de EPA y DHA varían mucho, no sólo entre distintas personas, sino también en un mismo individuo en función del momento. El nivel de estrés, de actividad física e intelectual, el sexo y la edad así como la presencia de determinadas enfermedades alteran las necesidades de EPA y DHA.

Vamos a ver estos factores con algo más de detalle.
Leer el resto del artículo »

Omega 3 (Parte 1): Conceptos básicos

Ahora está de moda hablar de los Omega 3. En el supermercado vemos huevos con omega 3, leche con omega 3, margarina con omega 3, etc… Pero muchos no saben qué es, ni por qué se dice que es bueno para la salud, ni por qué se ha convertido en un reclamo mediático, ni por qué deberían tener cuidado con esos alimentos enriquecidos con omega 3.

Algunos conceptos básicos sobre los omega 3

Qué son los Omega 3

Los omega 3 son ácidos grasos polinsaturados esenciales. Para los que se hayan quedado igual, vamos a explicarlo.

Los “ácidos grasos” son un tipo de lípido. Los lípidos son los compuestos químicos a los que pertenecen las grasas y los aceites. “Poliinsaturado” hace referencia a su estructura química, podemos imaginarlo así: los átomos de carbono forman la cadena principal. Cada átomo de carbono tiene cuatro manos. Dos de sus manos están ocupadas una agarrando al carbono anterior y otra al posterior, y a cada uno le quedan libres dos manos (a los de los extremos, les sobran 3 manos) que estarán agarrando a otros átomos, normalmente de hidrógeno. Las insaturaciones son puntos de la cadena en los que dos carbonos se están cogiendo con dos manos en vez de con una. Biológicamente, un lípido poliinsaturado cumple funciones muy distintas a las de uno monoinsaturado. De hecho, los lípidos poliinsaturados suelen ser los buenos de la película cuando hablamos de salud (y los malos son las grasas saturadas) Los Omega 3 tienen la primera insaturación en el tercer carbono, los Omega 6 la tienen en el sexto, los Omega 9 la tienen en el noveno, etc… Por último, “esencial” quiere decir que los necesitamos para vivir y que necesitamos obtenerlo de la dieta, no podemos fabricarlo, como los aminoácidos esenciales.

Serie omega 3: metablismo a partir del ALALos Omega 3 son varios compuestos, no sólo uno:

El precursor es el ALA (ácido alfa linolénico), no está muy claro si en sí nos sirve de algo este omega 3, pero lo que está claro es que a partir de él, el organismo puede fabricar otros dos que sí que cumplen funciones conocidas: El EPA (ácido eicosapentanoico) y el DHA (ácido decosahexaenoico).
EL EPA y el DHA son los dos ácidos grasos cuyas funciones se conocen y se saben imprescindibles.

Aparte de los dos protagonistas indiscutibles y del precursor ALA, hay otros de los que tampoco está claro si cumplen por sí mismos alguna función o si sólo son pasos intermedios para la obtención de EPA y DHA. Son los ácidos Estearidónico (SDA), Eicosatetraenoico (ETA) y Docosapentaenoico (DPA), tal como puede verse en el gráfico de la derecha.

Fuentes dietéticas de Omega 3

A través de la dieta podemos obtener cualquiera de los ácidos grasos de la serie omega 3 (ALA, SDA, ETA, EPA, DPA o DHA) y tranformarlos unos en otors, con distintos grados de dificultad:

  • Las fuentes vegetales contienen ALA, así que será nuestro organismo quien lo tendrá que transofrmar en EPA o DHA. Pero no lo hace de un modo muy eficiente
  • Las fuentes animales contienen tanto EPA como DHA como DPA, sobretodo los pescados. Como le ahorran al organismo la transformación, se dice que son mejores fuentes de omega 3.
  • Las algas contienen DHA. Recordad que no son en realidad vegetales. Nuestro cuerpo puede transformar fácilmente el DHA en EPA, en función de las necesidades del organismo. Pero la mayoría de algas contienen una proporción muy pequeña de lípidos, por más que de éstos la mayoría sean DHA

Funciones de los Omega 3

Los ácidos grasos esenciales forman parte de las membranas de las células. El estado de las membranas celulares influye en muchísimos aspectos de la salud, pero entiendo que dicho así no impresione demasiado. La forma más intuitiva de entender hasta qué punto son necesarios es sabiendo qué pasa cuando faltan. Muchos trastornos se asocian a deficiencias o desequilibrios de omega 3, entre ellos:

  • Piel seca y descamada, lenta curación de las heridas, cabello desvitalizado, uñas quebradizas
  • Fatiga y debilidad
  • Alteraciones del humor, depresión crónica
  • Problemas de memoria y aprendizaje, demencia senil, hiperactividad
  • Infecciones recurrentes, alergias, enfermedades autoinmunes e inflamatorias crónicas
  • Tensión arterial elevada, enfermedades cardiovasculares, arteriosclerosis
  • Obesidad, Exceso de LDL-colesterol “malo” y de triglicéridos
  • Envejecimiento prematuro

En los próximos días os explicaré otras cosas sobre los omega 3.

Sprirulina, un alga para ponerse las pilas

Alga unicelular espirulina al microscopiaLa espirulina es un alga unicelular microscópica, verdiazulada, que crece en lagos salados. Al ser unicelular siempre se presenta en forma de polvo, suelto o prensado en forma de comprimido. La espirulina se utiliza principalmente en la suplementación, aunque también se puede utilizar en gastronomía como condimento (ya os pondré una receta con spirulina). En cosmética, se puede utilizar para elaborar mascarillas faciales (mezclándola, por ejemplo, con yogur)

La espirulina es muy nutritiva. Como su proporción de fibra es menor que en otras plantas, la concentración de los otros nutrientes es consecuentemente mayor. Es una de las fuentes naturales más ricas en proteínas (50-65%, superior a la de la carne, el pescado y los huevos) especialmente en los aminoácidos ácido aspártico, ácido glutámico y Leucina. Respecto a los minerales, apenas contiene Yodo (así que es un alga segura para los que tienen trastornos de tiroides), pero es rica en el resto. La vitamina C es inexistente en la espirulina, pero tiene cantidades muy respetables de las vitaminas del complejo B, Vitamina A y Vitamina E. También contiene mucha clorofila, cuyas propiedades desintoxicantes se ven potenciadas por la presencia de un pigmento azul, la ficocianina, que a su vez tiene una acción desintoxicante sobre el hígado y riñones. Debido a su contenido en ácidos grasos esenciales Omega3 y Omega6 protege las membranas celulares, mejora todas las funciones cerebrales, ayuda a mejorar el perfil de colesterol y triglicéridos, protege el sistema cardiovascular y ayuda a regular la menstruación y los trastornos dermatológicos.

La spirulina puede tomarse en muy pequeñas cantidades (300 a 900 mg al día) como un multinutriente muy suave. Dosis más grandes (300mg cada 10kg de peso del que la toma, lo cual puede suponer hasta 2,5gr) se reservan para períodos de intenso desgaste intelectual, físico y de estrés (ya que tiene un notable efecto energizante y estimulante intelectual) y para hacer curas depurativas (ya que como todas las algas, tiene un efecto general antioxidante, desintoxicante, alcalinizante y remineralizante). Si vais a tomar dosis altas, 900mg repartidos en tres tomas e id aumentándola diariamente hasta el máximo correspondiente a vuestro peso. A algunas personas, tomar la dosis por peso les resulta excesiva (se sienten demasiado acelerados, puede costarles dormir) así que estad atentos y si os pasa reducid la dosis hasta encontrar la adecuada para vosotros. La spirulina es un suplemento alimenticio muy seguro, no hay ni siquiera indicios que hagan suponer que tomar altas dosis de espirulina durante períodos largos de tiempo (superior a 3 meses) pueda tener algún efecto negativo en la salud, pero como tampoco se ha demostrado concluyentemente, por si acaso, no prolonguéis la toma de altas dosis por más de tres meses si no es bajo la supervisión de un profesional.

Yo tomo y aconsejo la spirulina de Marcus Rohrer, que además de tener una buena relación calidad-precio, tiene un punto que me gusta: el envase está especialmente pensado para conservar el alga y sólo se compra la primera vez, después se compran sobres para rellenarlo. El pote de 180 comprimidos está sobre los 13€ y las recargas de 540 comprimidos sobre los 30€

Saber comprar: huevos

huevoCuando estéis en el supermercado y vayáis a comprar huevos, podéis fijaros en varios detalles para elegir los huevos de la mejor calidad disponible.

Esa información la encontraréis en la etiqueta y en el huevo propiamente dicho, pero hace falta saber qué quiere decir para poderla valorar correctamente. En este artículo explicaremos exactamente eso.
Leer el resto del artículo »

Ráfaga de noticias 4.6.09

Tres noticias rápidas:

  • Google expande su herramienta, Google Flu Trends, a Nueva Zelanda y Australia para continuar el seguimiento epidemiológico de la gripe. Ver noticia.
  • Lentes de contacto con cultivo de células madre para regenerar córneas dañadas: Ver noticia. Ver vídeo.
  • Casi el 100% de los alérgicos a la sandía lo son también al polen. Ver noticia.

Asertividad (Parte 2): Un ejemplo.

Ayer hablábamos de la comunicación asertiva. Pero todo eso es más sencillo de explicar con un ejemplo, así que hoy vamos a ver uno:

A Maria le han cambiado el sitio en el trabajo. A ella le gustaba dónde estaba su escritorio y está disgustada con el cambio y enfadada con el responsable.

Si María se queda en ese punto es probable que no sea capaz de solucionar la situación. Antes de enfrentarse al problema debe tener claro:

  • Cuál es el conflicto
  • Cómo le afecta
  • Qué quiere conseguir

Primero de todo debería preguntar por qué ha pasado eso. Tal vez han cambiado su escritorio porque ha salido una nueva normativa que obliga a la empresa a hacer una salida de incendios en ese lugar, tal vez lo han hecho porque va a ocuparlo un trabajador nuevo con silla de ruedas y es el lugar que va a resultarle más cómodo. María puede o no estar de acuerdo con el motivo, pero esa información determinará su estrategia: Está claro que si hay una ley que dice que ahí ha de haber una puerta no va a poder volver a ese lugar. Si el motivo es una persona con una discapacidad, María puede decidir tener la deferencia de dejarle el mejor sitio o puede decidir que ella también obtiene ciertas ventajas de ese lugar y que tiene tanto derecho como el otro a disfrutarlas. En todo caso, es conveniente saber de qué va el asunto antes de enfadarse o reclamar nada.

En segundo lugar, debe saber cual es la alternativa, así que pregunta dónde van a poner su escritorio, tal vez le parezca bien y aquí acabe el tema.

En tercer lugar, María debe analizar sus sentimientos y sus deseos y valorarlos convenientemente: ¿Por qué el lugar que tenía hasta ahora es mejor que el que va a ocupar? Decide que tiene varios motivos: Su nuevo sitio es más pequeño, no recibe luz solar, está en la zona de paso común de la oficina y directamente debajo del aire acondicionado. Los analiza y descubre que no estar en la zona de paso no es realmente tan importante para ella y que de hecho, también puede tener su parte buena. En cuanto al espacio, llega a la conclusión de que aunque vaya a tener menos, tendrá suficiente. En cambio, la luz solar y la no exposición directa al aire acondicionado son muy importantes para su salud y su bienestar. Ahora María ya sabe cuales son sus prioridades. En este punto es en el que María va a poder expresar sus opiniones y negociar asertiva y positivamente.

Pide a su jefe que le dedique unos minutos cuando pueda para hablar del asunto de la mesa, de este modo le informa sobre el tema dándole la oportunidad de pensar sobre el tema antes de hablarlo, le permite a él elegir el momento y se asegura su total atención.

Al empezar la reunión, María está relajada y controla su postura, se mantiene erguida en la silla, apoyada en el respaldo, con las manos encima de la mesa, manteniendo el contacto visual.

Veronica me comentó el otro día que me vais a cambiar de sitio y a poner mi escritorio al lado del de Manuel porque se ha de hacer algún tipo de obra en mi lugar (señala los hechos, objetivamente) Entiendo que no hay más remedio que mover mi sitio (señala el punto en el que está de acuerdo con su interlocutor) pero la verdad es que ese cambio me supone un problema grave, porque ese sitio está debajo del aire acondicionado y tiene muy poca luz (Expone lo que supone un conflicto para ella), y me temo que voy a estar la mitad del tiempo resfriada y contracturada y afectará a mi rendimiento (señala las consecuencias como hechos, no como una amenaza) Me gustaría que mirásemos si hay alguna otra opción (Declara sus intenciones y sus expectativas)

Ahora el jefe podría decir algo que zanjase rápidamente la conversación, como por ejemplo “Sólo será temporal, se ha de sustituir el cableado de toda esa pared y a lo largo de los meses siguientes todos los que tenéis el escritorio por allí tendréis que mudaros temporalmente, pero no durará mucho“. Pero imaginemos que la cosa no se resuelve tan rápidamente y que el jefe le pone a María un poco difícil mantener su postura asertiva.

Tenemos que hacer obra allí, no sé si te habrás fijado pero la oficina no tiene enormes espacios soleados y desocupados esperando a que elijas el que más te gusta. (Eso es una actitud agresiva)

María no se deja avasallar, se toma el comentario ofensivo como si fuese una broma bienintencionada y se mantiene en sus trece:

Jijiji, ya ojalá lo hubiese (os sorpendería comprobar cómo frena en seco a una persona de mal humor cuando su interlocutor hace esto, transformar su comentario ofensivo en uno amigable) No, ahora en serio, tienes razón en que no hay demasiadas opciones (le da la razón en lo que la tiene, dejando de lado la forma en la que lo ha expresado), pero tengo algunas ideas que podrían resolverlo. A ver, dime hasta cuándo tendría que estar en otro sitio.

Definitvamente. Donde está tu escritorio se tiene que poner una puerta de emergencia.

Vale, entonces propongo lo siguiente: cuando quede un sitio libre en la línea frente a la ventana, que tiene más luz, me lo quedaré yo. Mientras tanto, preguntaré a ver si a alguien le importa cambiarme el sitio, que al menos no esté justo debajo del aire acondicionado, si lo encuentro, hacemos el cambio. Yo me ocupo de hacer las negociaciones, tú no tendrás que preocuparte por nada.

La solución que propone no le supone ningún problema al jefe, así que lo más probable es que no ponga objeciones. Al final, María ha salido realmente perdiendo, pero la cuestión es que ha hecho todo lo posible para mejorar su situación. Tampoco es como si existiese la posibilidad de conseguir algo mejor, ya que las circunstancias son las que son, pero enfadándose no sólo no habría conseguido ni lo poco que ha logrado sino que habría generado un problema aún mayor.

Os animo a intentarlo.

Asertividad (Parte 1): Aprendiendo a comunicarse

Hay muchos conflictos que nos angustian que mejorarían con una buena comunicación: con tus padres, tus hijos, tus compañeros de trabajo, tu jefe, tus vecinos, tus amigos, tu pareja, etc…
comunicacion_asertiva
La comunicación asertiva es un estilo de comunicación que ayuda a resolver conflictos. Lo que me gusta más de esta propuesta es que no trabaja sólo las palabras que escoges, sino que hace hincapié en las emociones del que la utiliza. Es decir, no se centra sólo en la forma, también se ocupa del fondo.

La definición que propone la Wikipedia es la siguiente:

El estilo de comunicación asertiva es aquel abierto a las opiniones ajenas, dándoles la misma importancia que a las propias. Parte del respeto hacia los demás y hacia uno mismo, aceptando que la postura de los demás no tiene por qué coincidir con la propia y evitando los conflictos sin por ello dejar de expresar lo que se quiere de forma directa, abierta, honesta, consciente, congruente, clara y equilibrada con la finalidad de comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros legítimos derechos sin la intención de herir o perjudicar, actuando desde un estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia.

Este estilo de comunicación tiene dos antónimos, el estilo agresivo (el que avasalla) y el pasivo (el que evita el enfrentamiento). Para llevar a cabo una comunicación asertiva hacen falta seguir ciertos principios:
Leer el resto del artículo »