Probióticos (Parte 2):¿De dónde se obtienen?

Al nacer, nuestro intestino no tiene flora y el primer contacto con ella lo obtenemos de nuestra madre, de su flora vaginal (por eso se observan a menudo trastornos de la flora en los bebés de cesárea) y posteriormente de la leche materna. Durante la vida adulta, los alimentos nos proporcionan un pequeño aporte constante de probióticos pero la flora intestinal es un ecosistema y eso quiere decir que, en principio, ella misma se genera y se regula. Por lo tanto, la principal fuente de flora es la propia flora, que por algo son organismos vivos, capaces de reproducirse.

No obstante, nuestra alimentación desnaturalizada y el abuso que hacemos de los fármacos antibióticos perjudican ese delicado equilibrio. En estos casos pude ser necesario aportar una cantidad extra de bacterias para repoblar o reequilibrar ese ecosistema.

Los probióticos pueden obtenerse de los alimentos fermentados o en forma de suplementos alimenticios (cápsulas o polvos).

* Los alimentos fermentados (yogur, queso, kefir, miso, chucrut, etc…) contienen una cantidad discreta de probióticos. Son las fuentes ideales para mantener la flora.

* Los suplementos alimenticios de probióticos contienen mucha cantidad de bacterias y, si son buenos, aseguran una alta supervivencia de las bacterias (los ácidos del estómago y la bilis destruyen la mayoría de las bacterias que comemos y si llegan muertas no sirven de nada) También son más caros. Se deben reservar para cuando hay un desequilibrio de la flora, para repoblarla tras un tratamiento con antibióticos o tras una diarrea. Durante la primera infancia y la adolescencia la flora es algo distinta, por lo que existen suplementos especiales para niños y adolescentes.

4 Comentarios

  1. Los probióticos son recomendables cuando hay diarrea para evitar un desequilibrio en la flora pero lo que describes más bien me hace pensar en una insuficiencia digestiva. Verás, la digestión está regulada por el sistema nervioso parasimpático pero en períodos de estrés predomina el sistema nervioso simpático. Eso quiere decir que tu cuerpo no está mucho por la labor de hacer la digestión ya que está más pendiente de manetener tu organismo en un estado de alerta más adecuado para enfrentarte a situaciones de lucha o huye. No segregas tantos jugos digestivos, el peristaltismo se reduce, etc. Lo que tienes que hacer para mejorar la digestión es relajarte.

  2. Hola Rocío,

    ¿Qué probióticos aconsejas (que pudiera pedir en el herbolario)?
    He tenido una temporada de mucho estrés y disgustos, siento que la comida a veces no me sienta bien (en especial pasta, cerveza,…), el síntoma más evidente es que se me hincha mucho la tripa. Además alterno diarrea con estreñimiento. Me van a hacer análisis, test del aliento, heces,… y me gustaría saber qué tomarme para favorecer la recuperación de mi organismo. Muchas gracias y enhorabuena por el blog, me parece muy sensato y todo queda explicado de una manera muy clara y lógica.

  3. ME PARECE INFORMACION MUY IMPORTANTE YA QUE MI TARBAJO DE TESIS TIENE QUE VER CON RESPECTO A PROBIOTICOS,PERO SOLO UN FAVOR O DETALLE PODRIAN OTORGAR LA BIBLIOGRAFIA DE LA CUAL SE OBTUVO LA INFORMACION…
    MUCHAS GRAX

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here