Etiqueta: cáncer

Adenoma de Próstata (Parte 1): Conceptos básicos

La próstata es el equivalente masculino de la matriz. Es un órgano muy importatnte en el que se fabrica la mayor parte de lo que conforma el semen. Con la edad, va aumentando de tamaño y puede llegar a estrangular la uretra (ya que ésta pasa por en medio) provocando los problemas para orinar que tantos hombres experimentan llegada cierta edad. Este trastorno se llama Adenoma de Próstata o Hiperplasia Benigna de próstata (HBP)

Qué es el Adenoma de próstata o Hiperplasia benigna de próstata

Próstata sana frente a próstata hiperplásicaSe trata de una próstata que está aumentando de tamaño porque está aumentando el número de células que la componen. Esas células no son cancerígenas.

La HBP se observa en hombre desde los 40 años y se vuelve bastante común a partir de los 60 y prácticamente segura a partir de los 85.

Síntomas del Adenoma de próstata o Hiperplasia benigna de próstata

La sintomatología ocurre cuando el crecimiento de la próstata dificulta el paso de la orina a través de la uretra, ya que ese conducto pasa por en medio de la próstata.

La sintomatología, cuando se da, puede incluir:
Leer el resto del artículo »

Autoexamen de mama para prevenir el cáncer

Anteayer fue el dia internacional contra el cáncer de mama. El cáncer de mama es muy habitual aunque tiene un buen pronóstico. Por eso es altamente recomendable realizar mensualmente un autoexamen de mama que favorezca la detección precoz de un tumor. Vamos a explicar cómo realizar un autoexamen de mama, veréis que es muy sencillo.

prevención del cáncer de mamaDebéis ser conscientes de que el autoexamen de mama no sirve para detectar tumores, ni bultos ni imperfecciones, sino cambios en los pechos, que no es lo mismo. Me explico: la textura normal de un pecho no es regular. En unos pechos sanos notaréis diversos bultos y texturas (huesos, grasa, músculo, etc…), así como diferencias entre el izquierdo y el derecho. El autoexamen de mama no sirve para detectar imperfecciones ni bultos, ya que éstos se dan en cualquier pecho sano. Sirve para detectar cambios en esas imperfecciones, diferencias y texturas. Por ejemplo, si siempre has tenido el pecho izquierdo algo más grande no has de preocuparte. Hazlo si de repente ambos parecen tener el mismo tamaño y caída. El autoexamen de mama tampoco sirve para detectar un tumor. Tendrá que ser el ginecólo el que determine si lo es o no, tú sólo detectas cambios.
Leer el resto del artículo »

Mejorar la inmunidad (Parte 2): Própolis

Siguiendo con el ciclo de artículos sobre los recursos naturales para mejorar el sistema inmunitario y sobrellevar las infecciones respiratorias, vamos a ver hoy otro suplemento muy utilizado.

Propolis en la colmenaEl própolis o propóleo es una sustancia que fabrican las abejas a partir de las resinas de diversos árboles que obtienen de sus yemas. Estos insectos lo utilizan para construir, reparar y proteger de infecciones a su colmena. La humanidad lo ha usado durante milenios (formaba parte de la fórmula de embalsamamiento egipcia) Tiene varios efectos remarcables que, juntos, forman un combinado espectacular para enfrentar las infecciones de muy diversos tipos. Vamos a verlos:
Leer el resto del artículo »

Zanahorias, moreno sano que favorece la piel, el pulmón y la vista

Aprovechando que los días de buen tiempo empiezan a ser habituales, voy a recordaros las virtudes de las zanahorias.

Como seguramente sabréis, este alimento favorece un moreno más rápido, bonito duradero y seguro. Esto ocurre porque contiene sustancias que el cuerpo necesita para generar la melanina que es el pigmento que oscurece la piel en verano para defenderla del sol. Atentos a ese matiz: el moreno es un mecanismo de defensa. La zanahoria potencia ese mecanismo y lo hace más bonito, pero no debemos forzarlo. La zanahoria no sustituye los protectores solares ni la moderación a la exposición solar. Llegar a adquiri un moreno muy intenso es tentar a la suerte.

zanahoria_2_ok

Pero ésta no es la única virtud de las zanahorias. Su punto fuerte es su gran cantidad de betacaroteno. El betacaroteno es un antioxidante de la familia de los carotenoides que el cuerpo puede, además, convertir en vitamina A:

  • Protege la vista: es especialmente efectiva en el caso de pérdida de visión nocturna o cuando uno se deslumbra con facilidad, en la degeneración macular y en la sequedad del ojo (xeroftalmo).
  • Protege la piel, retrasando su envejecimiento, protegiéndola del sol (favoreciendo un moreno más rápido, bonito duradero y seguro), mejorando los casos de acné, forúnculos y psoriasis y favoreciendo la cicatrización de heridas.
  • Protege de varios tipos de cáncer: pulmón, mama, colon, boca, útero y estómago.
  • Protege el sistema cardio-vascular.
  • Refuerza el sistema inmunológico en general. Además, cuando hay infecciones de garganta suaviza la irritación y cuando son pulmonares ayuda a la expulsión de la mucosidad

Además, la zanahoria tiene un alto contenido en pectina (una fibra) que favorece un buen ritmo intestinal, regulándolo tanto en caso de diarrea como de estreñimiento. Como además contiene un su aceite esencial con acción vermífuga es un remedio muy bueno contra los parásitos intestinales (sobretodo ascárides y oxiuros).

Ese alto contenido en fibra, ayuda también a controlar los niveles de colesterol.

Las zanahorias, aunque pueden encontrarse todo el año, maduran entre junio y diciembre y es entonces cuando son más sabrosas. Elegid las de mediano tamaño, larguiruchas, con la piel tersa e intacta y la carne dura, sin raicillas laterales.
Es mejor guardarlas separadas de manzanas, plátanos o melocotones, ya que el etileno que desprenden puede amargar su sabor.
Rasparlas es mejor que pelarlas. La cocción de la zanahoria ofrece ciertas ventajas: al ablandarse, se hace más fácil de digerir y el calor no echa a perder ni la fibra ni el beta-caroteno. En cambio, para aprovechar el efecto antiparasitario es mejor consumirla cruda y licuada.

La leche, un alimento sobrevalorado

La leche es uno de los alimentos mejor publicitado. Los anuncios nos recuerdan cada día que debemos consumirla; en las escuelas, al enseñar las pirámides alimentarias, se le otorga una posición privilegiada.

Dos vasos de leche

La leche, de hecho, es un alimento muy sobrevalorado. Después del destete deja de ser imprescindible y, de hecho, muchas personas harían bien en evitarla por norma general. Veamos los argumentos en contra que nunca se mencionan en los anuncios y escuelas:

No es la fuente ideal de Calcio

Es cierto que la leche es muy rica en calcio, pero también tiene mucho fósforo. El fósforo es necesario, pero con la alimentación industrializada solemos consumir más del aconsejable. Los niveles de fósforo y calcio en la sangre han de tener un cierto equilibrio: Si hay más fósforo del necesario, se activan ciertas hormonas que sacan calcio del hueso y lo vierten a la sangre, para mantener la proporción.

Además, la leche es un alimento que acidifica la sangre. Para compensarlo y alcalinizarla, nuestro organismo se desprende de calcio que ha almacenado en el hueso. De modo que la leche puede requerirle a nuestros huesos más calcio del que le aporta. La leche, por lo tanto, a pesar de ser muy rica en calcio, no es la mejor forma de aportarlo.

Es muy rica en grasas saturadas

Por otro lado, es un alimento con altos niveles en grasas saturadas y en colesterol, de nuevo, nuestra dieta suele ser ya demasiado rica en estas grasas de baja calidad.

Perjudica la mucosa intestinal

Además, la leche suele resultar, en mayor o menor grado, indigesta. Hay dos sustancias que hacen posible la digestión de la leche: el cuajo (en el estómago) y la lactasa (en el intestino). Muchas personas siguen produciendo estas sustancias a lo largo de toda su vida si siguen consumiendo leche, pero otras muchas no o no lo hacen en la cantidad necesaria, dado que los mamíferos no están preparados para consumir leche tras el destete.

Si hay poca producción de cuajo la leche resulta indigesta y provoca náuseas. Si hay poca producción de lactasa, la leche no se digiere correctamente e irrita el intestino, con lo cual se dificulta la absorción de nutrientes, puede provocar diarreas, perjudicar el sistema inmunitario, generar problemas de gases, dolores de cabeza y articulares, cuadros inflamatorios difusos, transtornos respiratorios, etc…

Este es un problema de muy diversos grados. Mucha gente es consciente de su intolerancia a la lactosa y evita la leche, pero en otras muchas personas el trastorno es sutil y crónico (no se presenta como una crisis tras el consumo sino como un problema constante, acumulativo, que puede dar síntomas muy generales y muy variables. En estos casos a menudo no se llega a asociar el malestar con la leche y se mantiene el problema.

Se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer.

La leche es rica en IGF1, una hormona de crecimiento que nuestro propio organismo puede confundir con la que él produce naturalmente. Las personas con altos niveles de esta hormona tienen más posibilidades de desarrollar un cáncer, especialmente de mama (en el caso de la mujer) o de próstata (en el caso del hombre).

A parte de esa hormona de crecimiento, la Caseína, una proteína que abunda en la leche, también se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer.

Conclusión

Por todo lo anteriormente citado, yo aconsejo que se limite el consumo de leche. Al final la cuestión es simple: la leche está hecha para los recién nacidos, beberla en la edad adulta es una anomalía y habitualmente, cuando se contradice la naturaleza insistentemente, algo acabe descompensándose. No obstante, si se quiere consumir leche, se puede hacer con mayor o menos seguridad. Consumir leche con moderación, ecológica, desnatada y enriquecida con calcio obtenido de algas solventa algunos de los factores negativos de la leche.