Etiqueta: colesterol

Supleméntate si tomas fármacos para el colesterol

El colesterol es tratado con unos fármacos llamados estatinas o inhibidores de la HMG-CoA reductasa. Estos medicamentos son de esos que me tienen escamada, no solo porque me parece que actúan en la dirección menos importante del problema, sino por sus graves efectos secundarios, sobre los que las farmacéuticas son poco claras. Voy a contaros unas cuantas cosas que podéis hacer si estáis tomando estatinas para prevenir las complicaciones que pueden aparecer y proteger vuestra salud cardivascular.

El colesterol es un problema complejo y todavía no del todo comprendido que la medicina alopática suele afrontar simplemente con un “hay que bajar los niveles de colesterol”. No se ha demostrado que los niveles altos de colesterol, en sí mismos, supongan un problema para la salud cardiovascular. De hecho muchos naturópatas y médicos piensan más bien que el problema no son los niveles altos de coleterol sino que éste se oxide. Este asunto ya lo traté extensamente en una serie de artículos sobre el colesterol, así que no voy a repetir aquí las explicaciones. Basta con decir que limitarse a tomar un fármaco que baja los niveles de colesterol me parece una solución parcial y potencialmente peligrosa. Las alternativas que ofrece la naturopatía son dignas de tener en cuenta, sobretodo porque la hipercolesterolemia es un trastorno que cada vez se detecta antes y que no suele poner la salud de la persona afectada en un riesgo inminente. Creo que vale la pena, en la mayoría de casos, darle una oportunidad de seis meses a un tratamiento natural antes de meterse con las estatinas. Pero esto es decisión de cada uno, los que estéis de acuerdo conmigo buscaréis un naturópata que lleve vuestro caso y los que no seguiréis tomando estatinas. Este artículo es para estos últimos. Los que tomas estatinas y van a seguir tomándolas.
Leer el resto del artículo »

Recopilación: Artículos sobre el colesterol

Artículos publicados sobre el colesterol:

Por qué los alimentos integrales son mejores para la salud.

pan integralVarios pacientes me han dicho, al aconsejarles consumir los alimentos integrales “¡Pero si voy muy bien al lavabo!” y ciertamente la publicidad etimula esa idea. Pero los beneficios de los alimentos integrales frente a los refinados van mucho más allá la mejora del tránsito intestinal y no sólo son recomendables para las personas con problemas de estreñimiento.

NOTA: los alimentos integrales son aquellos que conservan todas sus partes. Sea plica sobretodo a los cereales que no se han descascarillado. La cáscara de los cereales es la parte que contiene más fibra y más minerales pero también es la parte donde se depositan los pesticidas, herbicidas, insecticidas, abonos, lluvias contaminadas y todo lo que se eche a los cultivos. Así que no vale la pena comprar productos integrales si no son ecológicos ya que es probable que tengan una gran carga tóxica.

Veamos los varios beneficios que aportan los alimentos integrales en comparación con los refinados:

  • Son más ricos en nutrientes: al eliminar la fibra se eliminan otros micronutrientes que se encuentran en la misma porción eliminada del vegetal. Por ejemplo, al eliminar la cáscara de los cereales, perdemos la mayor parte de las vitaminas del grupo B y de los minerales. Al eliminar la pulpa de la naranja al filtrar un zumo, perdemos la mayor parte de los flavonoides que ayudarían a aprovechar mejor la vitamina C.
  • Ayudan a limpiar el sistema digestivo: Como son más ricos en fibra y no podemos digerirla, ésta hace todo el trayecto intestinal sin ser absovida, actuando como esponja: absorbe agua que es lo que hace que las heces están más lubricadas y sean más fáciles de evacuar, pero también absorbe una parte de las sustancia tóxicas que contenían los alimentos ingeridos (metales pesados, carcinógenos, insecticida, medicamentos, etc…) que de otro modo podrían llegar a la sangre, y arrastra consigo restos de otras digestiones que de otro modo pueden pasar mucho tiempo “pululando” por el sistema digestivo.
  • Ayudan a regular los niveles de azúcar en sangre: la fibra también absorbe parte de la glucosa de la comida, evitando que sea absorbida. No sólo la que tiene el alimento integral, sino también una parte de la de los otros alimentos ingeridos en esa comida. Ya hemso visto en otro artículo por qué mantener baja la absorción de glucosa es una buena idea.
  • Ayudan a regular el colsterol: la fibra también absorbe colesterol (el de los alimentos de esa comida y el que el cuerpo ha vertido en el intestino junto a la bilis), así evita que al menos una parte sea absorbido y ayuda por lo tanto a controlar sus niveles sanguíneos.

Leer el resto del artículo »

El gran engaño de la margarina

margarinaLa margarina es uno de los ejemplos más escandalosos de publicidad engañosa. Se supone que ha de ser mejor que la mantequilla o la manteca (rica en grasas saturadas) porque está hecha con aceites vegetales (ricos en grasas insaturadas) pero esta suposición, alentada por la publicidad de todas las margarinas del mercado, es absolutamente falsa.

Si uno quiere que un aceite líquido se convierta en una masa con la textura de la mantequilla lo que ha de hacer es calentar el aceite, añadirle un catalizador (suele ser níquel) y bombardearlo con hidrógeno a alta presión.

El resultado es la porquería tóxica conocida como grasa parcialmente hidrogenada (grasa trans) Los efectos de estas grasas sobre la salud probablemente no sean del todo conocidos, pero por ahora sabemos que:

* Aumentan el LDL colesterol “malo” y los triglicéridos

* Disminuyen el HDL colesterol “bueno”

* Interfieren en el metabolismo de los ácidos grasos Omega 3

* Elevan la proteína C-reactiva en sangre (que es un indicador de procesos inflamatorios generalizados y de riesgo cardiovascular)

* Alteran el equilibrio de las prostaglandinas pudiendo favorecer la formación de coágulos

* Aumentan la resistencia a la insulina (el trastorno que se asocia con la Diabetes de tipo 2)

Todo lo dicho no implica que la mantequilla sea saludable, también es un alimento que se debe consumir con mucha moderación o evitar en la medida de lo posible, contiene también grasas trans (aunque éstas son de tipo natural y es posible que sean menos dañinas que las artificiales). Lo mejor sería evitar ambas grasas y utilizar aceites vegetales (de primera prensión en frío).

Por último, quiero recordaros que las grasas trans no sólo se encuentran en la margarina, son increíblmente comunes en todos los alimentos industrializados (bollería y pastelería, conservas, productos fritos, los apreritivos, etc… ) Prestad atención a las etiquetas.

El Aguacate

El aguacate es una fruta muy rica en grasas: ácido oleico y linoleico, fosfolípidos y sobretodo vitamina E (es la fruta más rica en esta vitamina). Tiene también altos niveles de proteínas, fibras, vitamina B6 y Hierro.

aguacates

Al ser tan nutritivos y una buena fuente de hierro, son muy adecuados para gente que necesita un régimen reconstituyente (ancianos, niños en época de crecimiento, recuperación tras una enfermedad, personas que padecen anemia ferropénica, embarazadas, mujeres con reglas abundantes y la recuperación tras el parto, etc… ).
El tipo y proporción de grasas que tiene ayuda a reducir el colesterol y protege el sistema cardiovascular.
La cantidad de Potasio y Sodio que tiene están en una proporción que lo hace muy recomendable para personas con hipertensión o retención de líquidos.
Su sabor suave y textura cremosa hace que sea muy combinable y su contenido de enzimas lo hace muy digestivo.
Además, su alto contenido en fibra lo hace adecuado para los diabéticos, ya que el nivel de glucosa en sangre no se eleva tanto (es uno de los alimentos con el índice glicémico más bajo, sólo 10), y el potasio que contiene ayuda a que la glucosa dependa menos de la insulina para lleguar a las celulas.

El aguacate se produce durante todo el año. Al comprarlo, debe comprobarse que conserve el rabito y que la piel no tenga manchas negruzcas o desperfectos. Normalmente se vende todavía verde. Para mantenerlo verde, se puede guardar unos días en el frigorífico (en una zona menos fría). Para madurarlo, se debe dejar a temperatura ambiente envuelto en un periódico. Están maduros cuando al sacudirlos se puede notar el rebote del hueso en su interior. Para conservar un aguacate ya estrenado, se debe dejar el hueso y rociarlos con unas gotas de limón o se oxidará.

Las claves del colesterol (3ª Parte): La otra forma de ver las cosas

En anteriores artículos hemos visto qué es el colesterol, por qué constituye un riesgo y qué factores pueden influir en su grado de peligrosidad. Pero la pregunta que no se ha contestado satisfactoriamente es ¿por qué el organismo, a veces, persiste en mantener elevados los niveles de LDL-Colesterol “malo”?

Cuando a alguien se le diagnostica una hipercolesterolemia, lo primero que hace es suprimir las fuentes de colesterol de su dieta. No obstante, muy a menudo el resultado es que el hígado se pone a fabricar todo el colesterol que se ha dejado de consumir. El enfermo pasa entonces a tener el mismo exceso de colesterol, aunque ahora es colesterol endógeno.

Pero sigue en pie la pregunta ¿Por qué el organismo insiste en mantener ese desequilibrio que puede matarlo? ¿Por qué el hígado invierte el esfuerzo y las materias primas necesarias para producir unas cantidades de colesterol endógeno que a primera vista son perjudiciales para la salud? Puede que nuestro cuerpo esté tomando una “decisión errónea” al mantenerlos elevados, que el hígado esté fallando en una de sus funciones. Pero ¿y si nuestro organismo sabe perfectamente lo que está haciendo?

Algunos han propuesto que los niveles elevados de colesterol responden a una necesidad fisiológica real. Según este punto de vista, el problema no es que haya un exceso de colesterol, sino que ese colesterol se oxide, se deposite en las arterias y genere placas de ateroma.

El exceso de colesterol como protección vascular

Las arterias son unos conductos delicados. Con el paso del tiempo, pierden parte de su elasticidad y eso las hace más vulnerables a las roturas, como una manguera envejecida se puede agrietar.

Se ha propuesto la idea de que el exceso de colesterol es la respuesta del organismo a la degeneración natural de los vasos sanguíneos: el cuerpo estaría tratando de forrar, aislar y ablandar las paredes de los vasos untándolos con una capa de grasa. Imaginad un trozo de cuero: si se deja a la intemperie y con el paso del tiempo se volverá rígido y quebradizo. En cambio, si se engrasa y se trabaja, recuperará su elasticidad e impermeabilidad.

Según esta propuesta, el problema no sería entonces un nivel elevado de colesterol en sangre, sino la necesidad de ese exceso de colesterol y que ese colesterol se oxidase, se solidificase y que se depositase en forma de placas que van haciéndose cada vez más grandes y más duras (placas de ateroma).

Según esa teoría lo que habría que hacer no es bajar los niveles de colesterol, sino mantener ese exceso de colesterol en buen estado, protegido de la oxidación.

Cómo lograrlo es una pregunta que todavía no tiene una respuesta completa. Se sabe que ciertos nutrientes evitan la oxidación del colesterol y se sabe que el exceso de otras lo favorece. La estrategia en este sentido sería pues reducir los oxidantes y asegurar un correcto aporte de los antioxidantes.

Enfrentar el exceso de colesterol

Teniendo claro todo lo expuesto, podemos proponer un curso de acción distinto al habitual (medicarse con estatinas y suprimir las fuentes de colesterol de la dieta). Esta alternativa no busca reducir el colesterol sino protegerlo.

El modo en que puedéis proteger vuestro colesterol es controlando la dieta. No es una respuesta muy original, pero no por eso es menos válida.

* No abusar de las carnes, huevos y lácteos: reducirás las fuentes principales de colesterol exógeno, de grasas saturadas y de proteínas productoras de homocisteína.

* Comer pescado azul al menos 3 veces por semana: El pescado es muy rico en Omega 3, una grasa muy necesaria que, entre otras cosas, aumenta los niveles de HDL-Colesterol “bueno” (facilitando la renovación y movilización del LDL-Colesterol “malo”), regula los proceso inflamatorio (mejorando el estado de los vasos sanguíneos) y evita la formación de coágulos en la sangre (que son mucho más peligrosos si hay arteriosclerosis). El pescado azul (sardina, boquerón, caballa, palometa, caballa, chicharro, atún, bonito del norte, salmón, anguila, pez espada) es más rico en Omega 3 que el blanco. Además, es rico en vitaminas del grupo B, que son necesarias para evitar que la homocisteína se acumule. También es rico en vitamina E, que protege al colesterol de la oxidación.

* Hacer hincapié en los alimentos vegetales. Los alimentos vegetales deberían ser la principal fuente de calorías en la dieta: legumbres, cereales, semillas, verduras y frutas. A menudo, la gente dice que come suficiente verdura pero en realidad sólo la comen en una comida del día y a menudo son cocinadas de mala manera (fritas, rebozadas, etc…) o son verduras congeladas, que pierden gran parte de sus propiedades. Las legumbres no suelen consumirse cada día y casi siempre se comen estofadas (con jamón y chorizo y panceta). Los cereales suelen tomarse en formas procesadas (panes y harinas blancos, cereales de desayuno, arroz blanco y pastas hechas con harinas refinadas, etc…) y además solemos tener muy poca variedad (arroz y trigo, básicamente) a pesar de que hay muchísimos cereales (mijo, quinoa, avena, espelta, kamut, etc…). Respecto a las frutas, normalmente no comemos suficientes. En resumen: comer más alimentos vegetales, mejor cocinados, menos procesados y más variados es la mejor manera de proveernos de los antioxidantes que protegen el colesterol, de las vitaminas B6 y B9 necesarias para reducir la homocisteína (la B12 se debe obtener de fuentes animales) y de la Vitamina C y los flavonoides que mantienen flexibles las arterias, reduciendo así la necesidad de colesterol.

Además de mejorar la dieta, debemos proteger nuestro hígado para asegurar que el metabolismo del colesterol sea correcto. Evitar el alcohol y el abuso de medicamentos, grasas y drogas es la mejor manera de proteger el hígado.

La dieta es el modo más sano, barato, responsable y beneficioso de controlar vuestra salud. No obstante, existen susplementos nutricionales que pueden ayudar a potenciar el proceso si no basta con la alimentación. Consulta con un naturópata si es necesario.

Las claves del colesterol (2ª Parte): Valorar qué riesgo supone el colesterol

En la anterior entrega vimos las nociones más básicas sobre el tema del colesterol. En este artículo veremos que, para valorar si el colesterol es o no un riesgo para la salud, no basta ni mucho menos saber si los valores están por encima de los recomendados. El colesterol es un riesgo si produce placas de ateroma pero un exceso de colesterol no es equivalente a tener arteriosclerosis.

Índice de Castelli

Un factor importante a la hora de valorar el riesgo del colesterol son los niveles de Colesterol “bueno” o, más concretamente, la proporción que haya entre HDL-Colesterol “bueno” y el Colesterol total. Es decir, para valorar hasta qué punto hay un problema con el colesterol no habría que mirar simplemente los números de colesterol “malo” sino la relación entre “malo” y “bueno”.

La relación entre Colesterol total y HDL-Colesterol “bueno” se llama índice de Castelli o índice aterogénico y se calcula con esta sencilla fórmula:

Índice de Castelli: Colesterol Total / HDL

En función del resultado de este cálculo se puede valorar el riesgo cardiovascular:

Relación entre IC y riesgo cardiovascular
Valor IC para hombres Valor IC para mujeres Riesgo cardiovascular
Menor de 3’5
Menor de 3’4
Mitad de riesgo
3’5 a 5
3’4 a 4’5
Riesgo normal
5’1 a 9’6
4’5 a 7’1
Doble de riesgo
9’7 a 24
7’2 a 11
Triple de riesgo

Veamos dos ejemplos:

José de 50 años tiene un colesterol total de 270mg (por encima de lo normal) y un colesterol HDL de 80. Si dividimos 270/80 nos da un índice de Castelli de 3,4.

Pedro de 50 años tiene un Colesterol Total de 130 (dentro de lo normal) y un colesterol HDL de 25. Si dividimos 140/25 nos da un índice de Castelli de 5,6.

Si consultamos la tabla, veremos que José, a pesar de tener un exceso de colesterol, tiene la mitad de riesgo cardiovascular de lo normal mientras que Pedro, que en cambio no tiene un exceso de colesterol, tiene el doble de riesgo cardiovascular de lo normal.

Por supuesto, esto es sólo un aspecto y no puede tomarse como una guía infalible para valorar el riesgo, pero sirve como orientación y para desterrar ideas absolutistas acerca de este tema.

Si comprendemos esto, comprenderemos también hasta qué punto es importante mantener los niveles de HDL elevados.

La homocisteína

La homocisteína es un aminoácido (las moléculas que forman las proteínas). En nuestro cuerpo, es normal tener cierta cantidad de homocisteína, ya que es necesaria. No obstante, unos niveles anormalmente elevados de este aminoácido pueden ser muy peligrosos. Hay un trastorno genético, llamado homocistinuria que provoca altos niveles de homocisteína. Un bebé de dos meses aquejado de este trastorno padece también de arteriosclerosis, un endurecimiento de las arterias que se suele asociar a fumadores obesos de más de 50 años. Esto puede dar una idea de hasta qué punto la homocisteína puede influir en la aparición de la arterioesclerosis, más que el simple hecho de tener un exceso de colesterol.

La mala noticia es que no hace falta padecer ese raro trastorno genético para tener exceso de homocisteína. Veréis por qué: La homocisteína no la obtenemos de la dieta sino que nuestro cuerpo la fabrica a partir de otro aminoácido, la metionina. Como no interesa que se acumule, una vez que ha cumplido su misión se deshace de ella. ¿Cómo lo hace? Pues volviéndola a transformar en metionina (para lo cual es necesario Vitamina B12 y ácido fólico) o bien transformándola en cisteína (para lo cual se necesita Vitamina B6) Pero si no hay suficientes vitaminas o si ya hay demasiada Cisteína y Metionina, entonces el organismo no podrá deshacerse de ese exceso de homocisteína. Es entonces cuando tenemos un problema.

esquema-homocisteinaok

Sabiendo esto, podemos deducir un par de cosas acerca cómo evitar el exceso de homocisteína: Debemos asegurar un aporte correcto de Vitaminas del grupo B y evitar un exceso de Metionina y Cisteína. En realidad, es bastante difícil tener una dieta demasiado rica en Cisteína, pero la Metionina ya es harina de otro costal. Las proteínas animales de las carnes, las aves de corral y de los productos lácteos contienen hasta tres veces más metionina que las proteínas de las plantas, por lo que generan mucha más homocisteína.

Para profundizar:
www.bvs.sld.cu

Las claves del colesterol (1ª Parte): Conceptos básicos

El exceso de colesterol es un problema grave y común, sobretodo a partir de cierta edad. Hay mucha cultura popular en torno a esta sustancia pero lamentablemente a menudo la idea que se tiene es inexacta. Ideas como “El colesterol es malo”, “Comer huevo provoca colesterol” o “Yo estoy muy bien porque tengo el colesterol muy bajo” son ejemplos de inexactitudes que dificultan comprender el problema y solucionarlo.

Este artículo pretende hablar de una teoría que propone soluciones distintas a las habituales. Para que esta teoría sea comprensible hay algunas cosas más que debéis saber sobre el colesterol. Vamos pues a explicarlas.

Funciones y disfunciones del colesterol

El colesterol se ha convertido en el gran lobo malo de la salud cardiovascular, pero lo cierto es que esta grasa  es imprescindible para el organismo: forma parte de las membranas celulares, es precursor de varias hormonas (cortisol, aldosterona y las hormonas sexuales: progesterona, estrógenos y testosterona) y de la Vitamina D, forma parte también de la bilis, que es imprescindible para tener buenas digestiones.

Por supuesto, también es verdad que el colesterol puede ser un problema. El gran problema con el colesterol es todavía, en gran parte, un misterio pero por ahora, con los conocimientos que se tienen, se puede suponer que la cuestión es la siguiente: cuando hay un exceso de colesterol, la parte sobrante no se utiliza, se oxida, se acumula y forma grumos que se adhieren a las paredes de los vasos sanguíneos y los obstruyen (placas de ateroma).

La obstrucción de las arterias hace por un lado que la circulación sanguínea se vea dificultada y, por el otro, esas placas de grasa solidificada pueden desprenderse de la pared de los vasos, ponerse a circular por el sistema sanguíneo y atascarse en algún lugar provocando una embolia. Por todo esto, el colesterol puede ser un factor de riesgo cardiovascular.

Además, cuando hay un exceso de colesterol el cuerpo trata de eliminarlo a través de la bilis. Cuando en la bilis hay demasiado colesterol, pueden formarse piedras biliares.

Las fuentes del colesterol

El colesterol se obtiene en parte de la dieta, al consumir alimentos que son ricos en esta grasa, como el huevo. Pero también se forma dentro de nuestro organismo: el hígado puede sintetizarlo a partir de otros compuestos. Por eso puede suceder que alguien con una dieta pobre en colesterol lo tenga igualmente elevado. O, viceversa, que alguien con una dieta rica en colesterol no lo tenga anormalmente elevado (de hecho, se ha provado que personas sanas que comen varios huevos al día durante meses pueden no ver sus niveles elevados)

El colesterol que obtenemos de la dieta se llama Colesterol Exógeno y el que fabrica nuestro cuerpo se llama Colesterol Endógeno.

Por otro lado, el colesterol se elimina a través de la bilis: la bilis se mezcla con los alimentos a medio digerir en el intestino delgado y los acompaña a través del intestino delgado y el grueso durante todo el proceso digestivo. Una parte es eliminado con las heces, pero otra porción es reabsorbido.

Dos caras de una misma moneda: Colesterol “bueno” y “malo”

El colesterol, por ser una grasa que no puede disolverse en agua, no suele circular libre por la sangre (que es en gran parte agua), sino que lo hace principalmente metido dentro de dos transportadores llamados lipoproteínas, que son la LDL y la HDL. Por eso se habla de distintos tipos de colesterol:

* Colesterol “bueno” o HDL-Colesterol (colesterol transportado por la lipoproteína HDL)

* El “malo” o LDL-Colesterol (colesterol transportado por la lipoproteína LDL).

No es que ambos colesteroles sean distintos, el colesterol es lo mismo siempre, lo que los diferencia es quién los transporta y por lo tanto la función que realizan:

* La lipoproteína HDL es la encargada de recoger el exceso de colesterol y llevarlo a evacuar.

* La lipoproteína LDL es la encargada de recoger el colesterol nuevo (fabricado por el cuerpo o ingerido en la dieta) y llevarlo a los tejidos para que las células lo utilicen. El problema es que, si hay un exceso de colesterol, las células ya estarán servidas y no aceptarán más y ese LDL-Colesterol se quedará por ahí, circulando, y el colesterol inútil corre el riesgo de oxidarse y convertirse en placas de ateroma.

En realidad, llamar a una forma mala y a otra buena es una simplificación que puede inducir a error, pero si se ha comprendido lo dicho anteriormente podemos transigir y seguir utilizando la metáfora.

Estos son los conceptos básicos que se han de conocer acerca del colesterol. En posteriores artículos saber estas cosas nos ayudará a comprender mejor de qué manera se ha de tratar un exceso de colesterol.