Etiqueta: glucosa

Charla gratuita: Alimentación saludable según los índices glicémicos

¿Te cuesta prescindir de las pastas, las galletas, el chocolate u otros alimentos dulces? ¿Crees que te costaría dejar de comer pasta? ¿Comes pan con cada comida? ¿Te entran unas ganas enormes de comer algo dulce a media tarde? ¿Tienes hambre constantemente? ¿Te falta energía? ¿Tienes altibajos de ánimo, ansiedad, irritabilidad?

charla-indices-glicemicos

Si és así, es probable que necesites canviar tu alimentación. Corregir estas tendencias es fácil casi siempre y puede suponer una gran mejora en tu salud presente y futura. Si quiere dar los primerso pasos en este sentido ven a esta charla donde hablaré de qué son los índices glicémicos y cómo podéis usarlos para llevar una alimentación que os sacie, os de energías y os proporcione totos los nutrientes necesarios.

Fecha: Jueves 23 de enero de 2014 de 19h a 20h.
Lugar: En Herbocoliseum (Plaça Trilla, 4, Barcelona – ver mapa)
Precio: Gratuito.
Inscripción: Reserva plaza escribiendo un correo a info@herbocoliseum.com o llamando a 93 368 75 96

Actividades gratuitas: Charla sobre adicción al dulce y demostración de masaje TuiNa

CentreCosCentre Cos, el gabinete de terapias y actividades donde trabajo, ha organizado una jornada de puertas abiertas para dar a conocer su propuesta  y a los profesionales que trabajan bajo su techo. Habrá actividades gratuitas (talleres, charlas, demostraciones, etc.) des de las 9:30h hasta las 20h. De 14 a 16h, el que quiera quedarse a comer podrá hacerlo por 10€.

Yo concretamente voy a ofrecer dos actividades, una por la mañana sobre medicina tradicional china y otra por la tarde sobre nutrición ortomolecular.

Si queréis asisitir, reservad plaza rellenando el siguiente formulario: formulario cerrado.

TuiNaSesiones individuales demostrativas de TuiNa

Cuando: Sábado 25 de mayo, de 12 a 14h.

Dónde: Centre Cos (C. Gran de Gràcia 77, principal 1a)

La medicina tradicional china tiene muchas ramas. La acupuntura es sólo la más conocida en occidente pero también está la parte farmacológica (farmacopea tradicional china), la parte dietética (dietorerapia energética china), los ejercicios (TaiQi i QiCong) y también está el TuiNa, la técnica manual de la medicina china. Este masaje sirve tanto para ayudar al diagnóstico valorando la reactividad de los puntos de acupuntura, como a la terapéutica, influyendo a nivel muscular, articular y energético.

Un masaje TuiNa dura una hora así que en su lugar, haré trozos concretos del masaje o bien técnicas paralelas (como estiramientos, mobilizaciones) Espero, en cualquier caso, que cada cual se lleve una dosis de bienestar.

charla sobre Adicción al dulce

Adicción al dulce: causas y soluciones

Cuando: Sábado 25 de mayo, de 16 a 17h.

Dónde: Centre Cos (C. Gran de Gràcia 77, principal 1a)

Muchas personas (sobretodo mujeres) sienten una fuerte necesidad de consumir alimentos dulces, especialmente a media tarde. Esto resulta un problema en sí mismo pero además pone de relieve un trastorno metabólico que puede ser el preludio de enfermedades graves. Corregir esa tendencia es fácil y puede suponer una mejora importante para la salud.

Podéis consultar el resto de la programación en www.centrecos.cat/events

Cantidad de azúcar: saber leer entre líneas

Terrón de azucarUn amigo me pasa este link: www.sugarstacks.com
En esta web te enseñan de manera gráfica el azúcar contenido en algunos productos representados mediante su equivalencia en terrones de azúcar de 4gr. En el caso de ejemplo, la coca cola de lata contiene 10,6gr de azúcar cada 100ml, es decir, 40 gr en total, que son 10 terrones.

Como veis, hay varios apartados: bebidas, postres, aperitivos, frutas, vegetales, etc…

Cuando examino la parte de frutas me encuentro con un fallo grave. Según la web, una naranja de 270gr contiene 6 terrones de azúcar (podéis verlo en la tercera ficha del apartado de frutas). Ahí saltó la alarma. Eso no es cierto de ninguna manera. ¿Entonces, qué credibilidad tiene el resto de información contenida en esa web? Veámoslo.

Los cálculos para hacer estas equivalencias se han hecho de la siguiente manera: Una naranja tiene algo menos de 9gr de hidratos de carbono simples (es decir, sin contar la fibra, que también es un hidrato de carbono) por cada 100 gr. Eso equivale a 23 gr de hidratos de carbono simples para una naranja de 270gr (la del ejemplo). Si cada terrón de zúcar pesa 4 gr, 23gr de azucar serían 6 terrones.

Pero la cuestión es la siguiente: 23 gr de hidratos de carbono simples no es lo mismo que 23gr de azúcar, porque “hidrato de carbono simple” no es sinónimo de “azúcar”.

El “azúcar” es un hidrato de carbono llamado sacarosa (formado por glucosa y fructosa a partes iguales). Pero la naranja es mucho más rica en fructosa que en glucosa. No puede hacerse tal equivalencia. La naranja tiene muchísima menos glucosa que el azúcar de mesa.

El impacto en la salud derivados de tomar de 23 gr de sacarosa (azucar de mesa) y el de tomar 270 gr de naranja es abismalmente distinta. No sólo porque los hidratos de carbono de la naranja no son del mismo tipo que el del azúcar de mesa (mucho menos ricos en glucosa), sino que ademas, cuando comes azúcar sólo comes azúcar, pero al comer una naranja estás tomando otras cosas:

  • fibra que limita un poco el aprovechamiento de esos hidratos simples,
  • minerales que contrarrestan la acidificación que producen esos hidratos,
  • vitaminas que permiten metabolizarlos y
  • antioxidantes que protegen el proceso por el cual convertimos esos hidratos en energía.

La conclusión es la siguiente: Esos cálculos sólo sirven para los “alimentos” ricos en sacarosa que además no aportan otros nutrientes de valor (como sería el caso de la coca cola).

Por qué consumimos demasiada glucosa y por qué es un problema grave

La glucosa es nuestra principal fuente de energía. Podemos obtenerla también de las grasas y las proteínas, pero la glucosa es la que nos la proporciona más rápidamente. Además, el cerebro no puede utilizar las grasas o las proteínas como fuente de enrgía, tan sólo la glucosa. Es pues necesaria. Pero todo es bueno en su justa medida y en las culturas del primer mundo se está abusando de ella. La obesidad y la diabetes aumentan en los países industrializados y son comunes los casos de desnutrición incluso entre los obesos (mucha comida pero pocos nutrientes)

Alimentos ricos en glucosa

Por qué consumimos demasiada glucosa

En los alimentos de sabor dulce, la glucosa suele ser abundante y fácilmente absorbible por nuestro sisema digestivo. En la naturaleza, los alimentos dulces no son demasiado habituales, por eso tenemos mecanismos que nos ayudan a detectar y desear ese sabor dulce: tenemos papilas gustativas especializadas en detectarlo, mecanismos neurológicos que nos indican que eso es bueno (la glucosa produce euforia) y sistemas hormonales que nos empujan a tener más hambre cuando hemos comido una gran cantidad (para aprovechar esa ineserada fuente fácil de glucosa, que debería ser poco habitual)

El problema es que no vivimos en un medio natural. La miel, el azúcar, las frutas o los cereales, alimentos todos ellos que en la naturaleza eran difíciles o peligrosos de conseguir, o que sólo se encuentraban en determinadas épocas del año, están ahora en nuestros supermercados.

La cultura industrializada nos empuja a consumir un exceso preocupante de glucosa: se da una preferencia alarmante a los alimentos refinados, el azúcar se utiliza como aditivo en una cantidad increíble de productos (dulces y salados) y el ritmo de vida nos empuja a dietas en las que tenemos poco control de los ingredientes utilizados (restaurantes, comidas precocinadas, alimentos que compramos hechos, como el pan o la pasta o las salsas…)

Nuestra preferencia por el dulce ya no es una ayuda a la supervivencia sino una amenaza.

Por qué es un problema

Evidentemente, la obesidad y la diabetes (dos enfermedades que en la mayoría de los casos se deben en gran parte al abuso de los alimentos ricos en glucosa) son un problema. Pero ¿estás pensando que tú no eres obeso ni diabético y que por lo tanto no es para ti un problema? Pues estás pensando mal. Estas dos enfermedades son sólo el extremos de un trastorno que puede tener muchos grados y que empiza a pasar factura mucho antes de que se diagnostiquen. Veamos un ejemplo en el que tal vez os sintáis reflejados, ya que es aplicable a mucha gente, y que nos servirá para explicar mejor por qué es un problema.
Leer el resto del artículo »

Índice Glicémico (Parte 1): Qué es y qué no es

El Índice glicémico de un alimento es un dato importante a tener en cuenta a la hora de controlar y mejorar nuestra alimentación. No obstante, no aparece en el etiquetado de los alimentos ni se tiene en cuenta en muchas consultas dietéticas.
En esta primera entrega explicaremos el concepto. En otro articulo nos ocuparemos de las implicaciones nutricionales para que podáis empezar a menejar vosotros mismos el concepto en vuestra alimentación diraria.

Qué es el Índice Glicémico (IG)

El Índice Glicémico es un número que representa la capacidad que tiene un alimento de elevar los niveles de glucosa en sangre (Glicemia).

Al contrario de lo que pueda parecer, la cantidad de glucosa que tiene un alimento y la cantidad que nos aporta no son la misma: sólo absorbemos un porcentaje de la glucosa que consumimos. Este porcentaje, además no es el mismo para todos los alimentos. Y ahí es dónde entra el concepto de IG

Por ejemplo:
Dos cucharadas rasas de azúcar blanco contienen más o menos las mismas calorías que 100gr de lentejas cocidas, que son unas 110.

No obstante, si nos comemos la cucharada de azúcar (IG=70), absorberemos más del doble de glucosa que si nos comemos las lentejas (IG=30). La totalidad de las calorías aportadas por el azúcar será en forma de glucosa, mientras que las lentejas nos aportarán las mismas calorías pero una cantidad mucho menor de glucosa (parte de las calorías vendrá de las proteínas y las grasas)

El índice glicémico es pues un número que mide la biodisponibilidad de la glucosa de un alimento concreto.

Qué no es el Índice Glicémico

En muchas fuentes se dice que el índice glicémico de un alimento mide la rapidez con que se absorbe la glucosa que contiene, de ahí hablar de glúcidos rápidos y glúcidos lentos. Es erróneo.
La glicemia (nivel de glucosa en sangre) empieza a elevarse al cabo de media hora de ser ingerida y vuelve a sus niveles normales al cabo de las tres horas. Esto es así sea cual sea el IG del alimento. Lo que cambia no es pues el tiempo de abosrción sino la cantidad.

El Índice glicémico no es tampoco algo que sólo vaya a resultarle útil a un diabético. A pesar de que la mayoría de fuentes los relacionan con dietas para diabéticos (pues para ellos es especialmente importante tenerlo en cuenta) es un concepto que puede resultar beneficioso a cualquiera.