Etiqueta: receta

Receta: Garbanzos con berenjena

Esta es una receta para un preparado a base de garbanzos y berenjena que puede usarse como un comodín para añadir proteínas a las comidas. Es un buen acompañaiento para cereales y pasta y también se puede pasar por la trituradora y usar como salsa para crudités o como paté par untar.

Ingredientes:garbanzos-berenjena

  • 3 berenjenas
  • 250 gr de garbanzos cocidos
  • 2 cebollas
  • 5 dientes de ajo
  • Comino
  • Pimentón dulce
  • Pimienta negra
  • Cayena

Praparación:

  1. Cortad la berenjena en rodajas y éstas en cuartos y ponedla en remojo con agua bien salada durante 30 minutos.
  2. Cortad las cebollas en juliana.
  3. Picad los ajos.
  4. Dorad los ajos en la cazuela con aceite de oliva, añadid tres cayenas (enteras si no os gusta el picante, cortadas si lo queréis picante)
  5. Añadid las berenjenas (aclaradas y escurridas) y las ceboolas, rehogad a fuego medio con la sarten tapada.
  6. Cuando hayan soltado el jugo, destapad,  añadid el comino, el pimentón y la pimienta y dejad a fuego lento.
  7. Removez de vez en cuandocomino i dejad a fuego lento hasta que estén bien blandas.
  8. Añadid los garbanzos cocidos.
  9. Corregid de sal y pimienta.

Alcachofas: en la nevera de Octubre a Mayo

AlcachofaOctubre vuelve a traernos las alcachofas de temporada (hasta Mayo). La alcachofa es un alimento maravilloso que utilizamos también en fitoterapia. Tiene un sabor extraordinario y muchas propiedades interesantes. Una curiosidad: es de las pocas flores que comemos en nuestra dieta mediterránea. Como alimento es extremadamente versátil y sano. Os propongo que tengáis en la nevera una provisión de alcachofas siempre (o al menos de octubre a mayo) y para que no se os estropeen o os canséis de ellas os voy a decir varios usos distintos (aparte de añadirlas a los arroces, estofados, como acompañamiento, etc…):

Leer el resto del artículo »

Receta: Panellets para la Castanyada

Los Panellets son unos pastelitos típicos catalanes. Son un postre que se hace para la Castanyada (la fiesta típica en Catalunya para Todos los Santos) Son unas pastas muy ricas y quiero compartir con vosotros la receta, ya que es muy fácil de hacer y los ingredientes se pueden encontrar en cualquier lugar. El panellet más típico es el de piñones y es la receta que os voy a explicar, aunque existen muchas variaciones.

Distintos tipos de panellets

Como veréis, son extremadamente calóricos y su índice glicémico es altísimo. Además, es un postre caro, ya que se necesitan muchos frutos secos. Pero un día es un día, ¿no?

Ingredientes para panellets

  • 500gr de harina de almendra
  • 300gr de azúcar
  • 120gr de patata y/o boniato
  • ralladura de piel de limón
  • 2 huevos

Praparación:

Preparación de la masa base:

  1. Poned a hervir el boniato o la patata, limpios pero con piel. Una vez hechos, se deben pelar, chafar y dejar enfrar.
  2. Mezclad la harina de almendras con el azúcar en un bol grande.
  3. Añadid el boniato o la patata y uno de los huevos batidos.
  4. Mezcladlo todo y amasadlo con las manos
  5. Si os queda seco, podéis añadir un poco de agua para que adquiera una cosistencia adecuad (adecuada quiere decir que se puedan hacer bolitas que se queden con forma de bolitas)

Preparación de los panellets:

El más típico es el panellet de piñones. Se hacen bolitas con la masa, se rebozan con un poco de huevo batido y se enganchan los piñones por toda su superficie. después de colocarlos en la bandeja del horno, se pintan con un poco más de huevo.

También se hacen panellets de sabores añadiendo otros ingredientes a la masa base: café, chocolate, coco rallado, ralladura de limón son ingredientes habituales pero podéis probar vuestras propias ideas. Es habitual que se les de formas distintas y se les añadan adornos en la parte de arriba para distinguirlos (por ejemplo, cuadraditos para los de limón, una almendra entera sobre los de chocolate, etc…) También se pintan con huevo batido antes de cocerlos.

Foto obtenida de la Viquipèdia con licencia Creative Commons

Receta: Crema de calabaza y castañas

crema de calabazaLa calabaza es una hortaliza rica en precursores de la vitamina A (carotenoides) y Vitamina E y vitaminas del grupo B. Es además rica en fibras mucilaginosas, que suavizan la mucosa intestinal.
La castaña, como todos los frutos secos, es rica ne minerales (Calcio, Fósforo y Magnesio) pero es más pobre en grasas y más rica en agua que la mayoría de frutos secos. La calabaza es pobre en grasas y azúcares, aunque el plato del que vamos a hablar es rico en calorías, adecuado para los casos de desnutrición, las convalecencias durante el invierno, para los niños también por su sabor dulce y los ancianos por su textura líquida. El índice glicémico del plato es elevado, por lo que sería adecuado combinarlo con un segundo plato rico en fibra.

Ingredientes para la crema de calabaza y castañas:

  • 8 castañas
  • 500 gr de pulpa de calabaza (sin piel)
  • 1 cebolla pequeña
  • 20 gr de mantequilla (unas 2 cucharadas)
  • 750ml de caldo (de verduras, cebolla o ternera)
  • Aceite de oliva
  • sal y pimienta si se hace con el caldo casero
  • 100 ml de nata para cocinar (medio brick pequeño)
  • Un puñado de piñones y semillas de calabaza

Elaboración de la crema de calabaza y castañas:
Primero de todo se ponen las castañas a hervir durante 15 minutos, para ablandar la piel. Mientras tanto, se cortan la cebolla y la calabaza en dados, sin mezclarlas. Apartamos la calabaza y ponemos la cebolla a sofreír a fuego lento en una sartén baja con una cucharada de aceite de oliva y dos de mantequilla.
Mientras se fríe la cebolla, se retiran las castañas, se pelan, se parten en el mortero y se ponen a hervir de nuevo, esta vez con el caldo.
Una vez la cebolla empiece a dorarse, se añade la calabaza y se deja rehogar todo junto durante 15 minutos. Después, se añade a la cacerola donde ya estaba hirviendo el caldo con las castañas. Se deja hervir a fuego lento durante unos 15 minutos o hasta que la calabaza esté blanda.
Se pasa todo por la batidora y se le añade la nata líquida.
Al emplatar, se ponen por encima unos pocos piñones y semillas de calabaza.

Lista de la compra para ensaladas

Ensalada vegetal mediterráneaA mucha gente las ensaladas le parecen aburridas. Eso sucede, a menudo, porque siempre tienen en la mente la misma imagen: lechuga, tomate, zanahoria, cebolla y olivas. Esa es una maravillosa ensalada mediterránea, pero cuando es la única opción puede resultar un tanto monótona.

En verano, es muy recomendable incluir ensaladas al menos en las comidas del mediodía. Son platos fáciles y rápidos de preparar. Aportan muchos nutrientes y con mayor garantía que los platos cocinados (el calor destruye o pervierte muchos de los bioactivos de los alimentos).  Así que es una lástima que mucha gente las haya desterrado de su alimentación cotidiana.

Así que voy a proponeros una lista de la compra con unos cuantos ingredientes fáciles de encontrar y muy versátiles que os permitirán hacer muchas variaciones.

  • Lechugas y otras hortalizas de hoja: hay que acabar con el reinado de terror de la lechuga Iceberg. En los restaurantes se usa mucho porque es muy fácil de limpiar y cortar, pero para muchos (y me incluyo) es la más sosa de las lechugas. Existen muchas variedades, cada una con su sabor característico. Explorar las distintas opciones y variad a lo largo de la semana: la Batavia, la Romana, la Baby, la Lollo Rosso, la Hoja de Roble, la Mantecosa, la Escarola, las Endivias y los cogollos se encuentran en la mayoría de verdulerías y supermercados durante la primavera y el verano. Pero no sólo la lechuga se puede hacer en ensalada. Hay muchas otras hortalizas de hoja que quedan geniales: las Espinacas son tan fáciles de encontrar como cualquier lechuga y la Rúcula, los Berros o los Canónigos se encuentran en bolsas, ya limpios, en muchos supermercados.
  • Zanahorias: el problema con las zanahorias es que algunas tienen una textura y un sabor coreosos. Esas, las zanahorias gruesas y leñosas son las que van bien para cocinar, para comer cruda vale la pena comprar las zanahorias de ramillete que vienen con las hojas: son más pequeñas y larguiruchas y suelen tener un sabor más dulce.
  • Cebollas: También existen variedades y también aportan sus matices: mientras que amarillas se suelen usar cocinadas, en ensaladas quedan mejor las cebollas tiernas, muy crujientes y frescas, la cebolla morada de Figueras queda especialmente bien si se deja en remojo con agua y un poco de sal.
  • Quesos: el queso griego Feta es ideal para ensaladas, los quesos de cabra en rulo, los de pasta blanda como el brie o el camembert, los frescos y los azules, todos ellos casan bien con las ensaladas y al tener sabores fuertes y texturas distintas a los vegetales, son un elemento genial para aportar variedad.
  • Aceitunas: ¿Sabéis el reinado del terror de la lechuga iceberg? Pues lo mismo con las aceitunas rellenas de anchoa. Los que tenemos la suerte de vivir en el mediterraneo tenemos a nuestro alcance una variedad enorme de aceitunas que hay que aprovechar. Id un día a una de esas tiendas o paradas de mercado en las que venden olivas. Pedid que os dejen probarlas y explorad los distintos sabores.
  • Legumbres: ¿Quién ha dicho que las legumbres son alimento de invierno? Las lentejas, judías y garbanzos casan muy bien con las ensaladas, las hacen más saciantes y elevan el contenido en proteínas del plato. Las legumbres precocidas son muy tentadoras por lo rápidas y fácles de usar que son, pero las que encontramos en el supermercado a menudo están bastante hechas y se deshacen. Para aquellos a quines no les guste eso, sabed qeu las ecológicas suelen estar más crudas, por lo que mantienen una textura firme y agradable.
  • Pasta: la ensalada de pasta no es lo mismo que ensalada con pasta. Este ingrediente puede ser el ingrediente protagonista de una ensalada o puede añadirse en pequeñas cantidades.
  • Tomates: es difícil encontrar tomates buenos hoy en día, pero en verano es cuando mayores probabilidades hay de encontrar tomates sabrosos. Además del típico tomate redondo y carnoso (Dan-Ronc), perfecto para las ensaladas, están los tomates pequeños tomates cherry, que pueden ponerse enteros (lo cual permite “explotarlos” dentro de la boca, fantástico)
  • Pimientosverdes, rojos, naranjas o amarillos, aportan un toque de color y sabor a las ensaladas. Consumidos crudos son una muy buena fuente de vitamina C.
  • Pepino: Si sólo habéis probado los pepinos de supermercado y no os han gustado, no lleguéis a la conclusión de que pueden gustaros. Los pepinos de huerta son absolutamente distintos, de sabor dulce en vez de amargo y de textura rica en vez de arenosa. Aportan muchísimo frescor a una ensalada.
  • Frutos y frutas secos: pipas de girasol y calabaza, pasas, nueces, avellanas, cacahuetes son alimentos fantásticos, con una gran riqueza de sabores que aportan nutrientes importantes (ácidos grasos, magnesio, calcio, zinc…) Es buena idea tenerlos en casa y acostumbrarse a utilizarlos. Eso sí, compradlos crudos, pelados o no, pero crudos, no fritos.
  • Futas: la manzana y el limón son dos ingredientes que pueden usarse en muchas ensaladas. El limón sobretodo es un buen aliño que además facilita que aprovechemos el hierro de los vegetales.
  • Ajos: Los ajos secos son un ingrediente que no falta en ninguna casa a lo largo de todo el año. En verano, podemos disfrutar también de los ajos tienros.
  • Especias: todos tenemos especias en casa. Aseguráos de tener pimienta, romero, orégano, tomillo. La menta fresca y el jengibre no siempre se encuentran, pero si los veis…
  • Aceite: Ya que en la ensalada el aceite se toma crudo, vale la pena tener una botella de un aceite realmente bueno.
  • Vinagre: el aceite balsámico es ahora muy fácil de encontrar, así como el vinagre de manzana. Si soys de gustos más clásicos, seguid con aceite de vino.

Esta es la lista básica de la compra. La mayoría de estos ingredientes pueden usarse para otros platos que no sean ensaladas. En los próximos días, veremos cómo combinar estos ingredientes para hacer distintas ensaladas de sabores muy diferentes. En la variedad está el gusto.

Receta: Pasta integral con salsa de salmón para 4 personas

Esta receta es muy fácil y rápida de preparar tanto para pocas como para muchas personas. Y es un plato delicioso.

Ingredientes

    fusilli y salmón

  • 500gr de pasta (es mejor Fusilli integrales)
  • 200ml de nata para cocinar (un brick pequeño)
  • 300gr de salmón ahumado o crudo
  • 50gr de anchoas en conserva
  • 50gr de huevas de lumpo (pueden ser rojas o negras, para mi gusto, mejor las negras)
  • 2 cebollas medianas

Preparación:

Ponemos abundante agua a hervir en una olla. No añadáis sal, los ingredientes ya son suficientemente salados.

Troceamos la cebolla, muy pequeña, y la rehogamos en una sartén con aceite de oliva.

Cuando el agua hierva, ponemos la pasta a hervir, controlad la pasta mientras continuáis con el resto, cuando esté hecha, coladla y si pensais que aún tendrá que esperar un poco hasta que esté preparada la salsa, enfriadla con agua y ponedle un poco de aceite para que no se apelmace (es poco probable, si ya habéis cortado la cebolla probablmente la pasta sea lo último que acabe de hacerse).

Mientras se hace la pasta y la cebolla, cortamos el salmón y las anchoas en virutas pequeñas (en realidad, esto es lo que demora más la preparación del plato), cuando la cebolla esté dorada, añadid el salmón y las anchoas y rehogadlo durante medio minuto, hasta que el samón se vea blanquecino y entonces añadid la nata líquida. Se puede hacer con una crema vegetal, aunque el sabor es distinto. Removemos un poco para que se mezlen los ingredientes y apagamos el fuego.

Colocamos la pasta ya colada en la cazuela en la que la hemos hervido, con el fuego apagado, y añadimos la salsa que hemos preparado en la sartén, añadimos las huevas de lumpo y mezclamos bien.

Y ya está. Listo para servir.

Receta: arroz con setas y mermelada de cebolla para 3 personas

Hoy he comprado mermelada de cebolla. No la había visto nunca y he pensado que tenía que ser buenísima. Lo es. Vaya si lo es. El plato que he preparado ha quedado muy bueno:

 

Ingredientes:

  • 200gr de arroz integral basmati
  • 100gr de mermelada de cebolla (cebolla, azúcar, limón y pectina)
  • Caldo de verduras
  • 200gr Setas Trompeta Amarilla
  • Un puñado de piñones
  • Sal

Preparación

Se dora un poco el arroz en una sartén grande y se le añade el caldo. Dejadlo hacer a fuego medio, tapado. Cuando esté casi, casi hecho (o cuando esté al punto si os gusta blandito, añadid la mermelada de cebolla y mezcladlo. Dejadlo a fuego lento y destapado ya hasta que se acabe de evaporar el caldo sobrante.

Mientras se acaba de hacer el arroz, poned las setas en la sartén. Si les añadís la sal al principio, soltarán agua tan rápido que ni siquiera hará falta aceite. Hacedlas a fuego rápido, rehogándolas cada poco. Cuando estén a vuestro gusto, desechad el líquido que todavía quede (si queda). Ya podéis mezclar las setas con el arroz.

Añadid el puñado de piñones y ya tenéis el plato listo.