Zanahorias, moreno sano que favorece la piel, el pulmón y la vista

Aprovechando que los días de buen tiempo empiezan a ser habituales, voy a recordaros las virtudes de las zanahorias.

Como seguramente sabréis, este alimento favorece un moreno más rápido, bonito duradero y seguro. Esto ocurre porque contiene sustancias que el cuerpo necesita para generar la melanina que es el pigmento que oscurece la piel en verano para defenderla del sol. Atentos a ese matiz: el moreno es un mecanismo de defensa. La zanahoria potencia ese mecanismo y lo hace más bonito, pero no debemos forzarlo. La zanahoria no sustituye los protectores solares ni la moderación a la exposición solar. Llegar a adquiri un moreno muy intenso es tentar a la suerte.

zanahoria_2_ok

Pero ésta no es la única virtud de las zanahorias. Su punto fuerte es su gran cantidad de betacaroteno. El betacaroteno es un antioxidante de la familia de los carotenoides que el cuerpo puede, además, convertir en vitamina A:

  • Protege la vista: es especialmente efectiva en el caso de pérdida de visión nocturna o cuando uno se deslumbra con facilidad, en la degeneración macular y en la sequedad del ojo (xeroftalmo).
  • Protege la piel, retrasando su envejecimiento, protegiéndola del sol (favoreciendo un moreno más rápido, bonito duradero y seguro), mejorando los casos de acné, forúnculos y psoriasis y favoreciendo la cicatrización de heridas.
  • Protege de varios tipos de cáncer: pulmón, mama, colon, boca, útero y estómago.
  • Protege el sistema cardio-vascular.
  • Refuerza el sistema inmunológico en general. Además, cuando hay infecciones de garganta suaviza la irritación y cuando son pulmonares ayuda a la expulsión de la mucosidad

Además, la zanahoria tiene un alto contenido en pectina (una fibra) que favorece un buen ritmo intestinal, regulándolo tanto en caso de diarrea como de estreñimiento. Como además contiene un su aceite esencial con acción vermífuga es un remedio muy bueno contra los parásitos intestinales (sobretodo ascárides y oxiuros).

Ese alto contenido en fibra, ayuda también a controlar los niveles de colesterol.

Las zanahorias, aunque pueden encontrarse todo el año, maduran entre junio y diciembre y es entonces cuando son más sabrosas. Elegid las de mediano tamaño, larguiruchas, con la piel tersa e intacta y la carne dura, sin raicillas laterales.
Es mejor guardarlas separadas de manzanas, plátanos o melocotones, ya que el etileno que desprenden puede amargar su sabor.
Rasparlas es mejor que pelarlas. La cocción de la zanahoria ofrece ciertas ventajas: al ablandarse, se hace más fácil de digerir y el calor no echa a perder ni la fibra ni el beta-caroteno. En cambio, para aprovechar el efecto antiparasitario es mejor consumirla cruda y licuada.

2 Comentarios

  1. Me encanta lo publicado acerca de las zanahorias. Las consumo habitualmente ya que son riquísimas. Pero tomo por las mañanas su jugo. ¿Produce este los mismos beneficios que comerla luego de la cocción o consumirla rallada?. Agradezco me contesten a la dirección de correo que aquí figura. Muchas gracias Rocío y gracias por todo lo que nos instruyes. Manuel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here